María Susana Benítez, cofundadora de Kiárame, junto a su perra Kiara, quien fue inspiración para el negocio. Foto: Vicente Costales / LÍDERES

María Susana Benítez, cofundadora de Kiárame, junto a su perra Kiara, quien fue inspiración para el negocio. Foto: Vicente Costales / LÍDERES

Patricia González
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 13
No 1

Un nuevo modelo en el alojamiento de mascotas

11 de marzo de 2019 12:11


La preocupación compartida de María Susana Benítez y su amiga Verónica Falconi sobre con quién dejar a sus perritas Kiara y Luna cuando salían de viaje las llevó a idear el concepto de su actual emprendimiento: Kiárame.

Se trata de un servicio para alojamiento de mascotas (perros o gatos) en casas de familias, que funciona como una comunidad colaborativa. Para el diseño del emprendimiento se basaron en la metodología aprendida por María Susana en un bootcamp (capacitación intensiva) de emprendimiento, que realizó en el Instituto Tecnológico de Massachusetts, en Estados Unidos.

Desde el portal web, los interesados en el hospedaje pueden encontrar los perfiles de al menos 500 anfitriones, con descripciones sobre la familia y la casa, las características de las mascotas que pueden hospedar, servicios adicionales, entre otros detalles. María Susana recalca que es fundamental que el anfitrión sea amante de las mascotas y tenga experiencia cuidándolas.

Los clientes o personas interesadas en un hospedaje también deben llenar un pequeño registro, que en este caso si es de carácter privado, pero al que tendrá acceso el anfitrión una vez sea solicitado el servicio de alojamiento.

El registro de anfitriones y clientes en la página es gratuito. El costo de hospedaje por noche lo coloca el anfitrión, pero varía entre USD 7 y 40. La comisión para Kiárame está entre un 20% y un 30%, dependiendo del modo de pago, que puede ser por PayPal o transferencia bancaria.

Entre los servicios adicionales, algunas veces incluidos en el costo, hay peluquería, baño, adiestramiento, administración de medicamentos, entre otros.

El proyecto arrancó en julio del pasado año como piloto. A la fecha la comunidad está integrada por 2100 personas, de las cuales 500 ofrecen el servicio de anfitriones, en casas localizadas en 14 ciudades del país. El portal incluso permite hacer búsquedas de hospedaje en las principales ciudades.

En diciembre registraron hasta 120 mascotas hospedadas y al momento ya alcanzan al menos 60 por semana. Las administradoras del portal ofrecen soporte a los clientes en la búsqueda de anfitriones cuando lo requieren. En esta etapa también les ha brindado apoyo María Trinidad Benítez: “Uno de los retos más grandes es el miedo de algunas personas a usar la tecnología”.

Maggie López, de 32 años, fue una de los primeras anfitrionas de Kiárame. Es ingeniera en administración hotelera y aficionada a los perros, tiene una perra y cinco gatos propios. “Ha sido una experiencia maravillosa porque me permite compartir con animales y tener un ingreso extra”.

Le gustó tanto que lo asumió como su segundo trabajo. Ha recibido cerca de 32 mascotas. En Navidad desarrolló un campamento de mascotas, en la parroquia de Guayllabamba, donde podían estar lejos del ruido de Quito. Recibió cerca de 10 perros.

Paulina Erazo ha utilizado el servicio para hospedar a su perra mestiza, de seis años, en dos ocasiones. La primera vez fue en Navidad, porque viajó a Colombia por cuatro días junto a su familia. La segunda, en el feriado de Carnaval con el mismo anfitrión, tras la buena experiencia de la primera vez. “Buscaba un cuidado personalizado porque mi perrita en enferma del estómago”.