placeholder
El emprendimiento lanzó su primera colección de sandalias en octubre. Ahora se abre paso en el mercado. Foto: Mario Faustos / LÍDERES

El emprendimiento lanzó su primera colección de sandalias en octubre. Ahora se abre paso en el mercado. Foto: Mario Faustos / LÍDERES

La primera colección tiene un toque playero

18 de enero de 2017 12:02

La amistad, que las une desde hace 10 años, e intereses similares las llevaron a darle forma a este emprendimiento. Pamela Nath y Paola Serrano, diseñadoras gráficas y másters en Branding (gestión estratégica de marcas) crearon en el 2016 la marca de sandalias playeras Verana, dirigidas al segmento femenino.

Las dos obtuvieron su masterado en España en el 2012. A su retorno, empezaron inmediatamente a indagar sobre la posibilidad de incursionar en la creación de calzado playero femenino.

Las emprendedoras cuentan que les llamó la atención la reducida oferta de producto nacional. Luego de estudios de mercado, de analizar y contactar con proveedores durante dos años, se decidieron a lanzar la marca en octubre pasado, a través de su primera colección, que se compone de 12 modelos de zapatillas.

La inversión inicial en el proceso previo al lanzamiento de su colección fue de USD 5 000, de sus propios ahorros, cuenta Nath, quien está a cargo del control de calidad en el pequeño taller que instalaron en la ciudadela Los Ceibos, en el norte de Guayaquil.

Ella considera que la propuesta intenta satisfacer un nicho de mercado que ambas consideran descuidado: la oferta de sandalias femeninas con toque playero. Su compañera en el emprendimiento, Serrano, acota que aunque el proyecto está concebido para su uso en la playa, se adapta muy bien para otros ambientes propios de ciudades cálidas como Guayaquil.
“Aquí van bien para salir a una actividad casual, porque el clima lo permite, por eso nuestro lema es vivir el verano los 365 días del año”, añade Serrano.

Ellas investigaron qué tipo de materiales resultaban más cómodos y qué colores traducían mejor el espíritu playero. Nath, quien practica el surf, cree que los primeros diseños captaron muy bien esas interrogantes.

En el diseño de su primera colección, las jóvenes diseñadoras priorizaron el concepto de sobriedad, evitando el exceso de accesorios, “para priorizar la calidad”.

El resultado son modelos de sandalias de colores tierra, en tonos que van desde el ocre pálido, pasando por el tostado, hasta llegar el negro, que se combina con tiras trenzadas, o planas con reminiscencias étnicas.

Las diseñadoras concretaron su primera venta en grande la semana pasada. Unas 400 unidades se venderán en las siete tiendas en todo el país de una conocida cadena de artículos especializados en surf. Además, un primer lote de las sandalias ya se embarcó a Galápagos, donde la cadena tiene una de sus tiendas.

Las zapatillas playeras están confeccionadas con cuero natural, tela en determinados modelos y fibras antideslizantes en las suelas. También llevan pedrería en las tiras de algunos de sus modelos. “La idea es crecer con la oferta de otros accesorios para la playa, como bolsos y pulseras”, indica

Nath. Este emprendimiento espera concretar la venta de otro lote similar de sandalias en febrero, a la misma cadena de tiendas.

Las emprendedoras asimismo preparan su segunda colección, con nuevos diseños. De momento, Nath y Serrano promocionan sus creaciones en sus páginas de Instagram y Facebook. Aseguran que promoverse en estas plataformas les dio su primer empujón para que la marca se diera a conocer. Además de las redes sociales, ahora preparan una página web para ampliar su presencia en Internet.

La capacidad de producción del taller es de 24 unidades al día. Las jóvenes esperan ampliar progresivamente la producción a medida que el negocio crezca.

Los diseños playeros de Verana han llamado la atención de la comunidad surfista, que están entre los primeros clientes. Titi Vargas, surfista profesional, adquirió tres pares en diciembre pasado, luego de que conoció la propuesta de este emprendimiento. “Me gustaron el diseño y los materiales de las sandalias. Son muy casuales, y te sirven no solo para la playa. Me parece que es un producto ecuatoriano bien hecho”.