placeholder
Empresas Francia aprobó una ley que reconoce el derecho a los empleados de desconectarse del trabajo, al terminar la jornada laboral. Las ventajas están en la salud.

Empresas Francia aprobó una ley que reconoce el derecho a los empleados de desconectarse del trabajo, al terminar la jornada laboral. Las ventajas están en la salud.

La desconexión es un derecho del empleado

18 de enero de 2017 11:33

Es una medida innovadora. El 1 de enero de este año entró en vigor, en Francia, el derecho de los empleados a desconectarse del trabajo. Es decir, que una vez terminada su jornada laboral, no podrán responder mensajes ni llamadas ni correos electrónicos -sobre temas del trabajo- por estar ya fuera del horario laboral.

Esta normativa prevé que empresas de más de 50 empleados acuerden con sus jefes acuerdos para garantizar el respeto de las horas de descanso y la vida personal de los colaboradores.

Pero en el caso de que no se llegue a un consenso sobre este tema, la empresa tendrá que elegir como se aplicará el derecho.

El objetivo de esta nueva ley es proteger la salud de los trabajadores; quienes están en medio del estrés de manera continua, por sus actividades cotidianas en el trabajo. En Francia se habla del derecho a la desconexión.

Según la agencia AFP, algunas empresas francesas como el banco Axa o el grupo nuclear Areva ya tomaron medidas similares, como la interrupción de los correos electrónicos en la noche o durante el fin de semana.

Según un estudio publicado en octubre por el gabinete Eléas, un 37% de los empleados utiliza sus herramientas digitales profesionales fuera de los horarios de trabajo y un 62% estaba en favor de una regulación.

Para Isabel Imbaquingo, docente de la cátedra gestión de talento humano en la Universidad Católica de Quito, el hecho de que un colaborador, luego de terminar su jornada laboral, no se desconecte de temas que lo relacionen con su trabajo puede afectar no solo su salud, sino las relaciones que tiene con su familia o amigos.

Para Imbaquingo, el punto clave de la desconexión va más allá de una ley. Ella asegura que el enfoque debe estar en aplicar estrategias en las empresas que permitan que el colaborador se desconecte de su trabajo, una vez que haya culminado sus tareas.

Para esto, las organizaciones deben implementar las buenas prácticas del horario laboral. Esto implica, según la catedrática, ser más planificados y organizados en las actividades laborales. También se tiene que considerar que un empleado es una persona que “tiene necesidades personales, familiares que van más allá del trabajo” que incluye el tiempo de descanso.

Pero Imbaquingo asimismo señala que hay que tomar en cuenta la particularidad del área o tipo de trabajo. “En algunas profesiones como las vinculadas con la comunicación es difícil cumplir con un horario fijo por la naturaleza del trabajo”. Por eso la docente detalla que es importante organizar la carga laboral a todo el equipo y respetar los parámetros de descanso de los trabajadores.

Christian Lascano, consultor y gerente de la firma especializada en recursos humanos Hunter & Hunter, considera que Ecuador todavía está lejos de llegar a implementar una ley como la adoptada en Francia. Y de ser el caso, sería en las ciudades más grandes como Quito y Guayaquil. Esto se daría, según Lascano, porque en localidades más pequeñas, los colaboradores entienden que tienen que desconectarse de las tecnologías para pasar con su familia o hacer actividades que no estén vinculadas al trabajo.

Lascano aconseja que cuando una persona llega a su casa o se encuentra con otras personas, es importante dejar a un lado los teléfonos celulares o todo lo que pueda comunicarle con el trabajo. “Esto con la finalidad de entrar en un ambiente más relajado y así se va eliminando el estrés”.

También, sostiene que compartir tiempo con la familia fortalece los vínculos con la pareja y los hijos; lo cual sería visto como un segundo aspecto positivo para desconectarse del trabajo.

El tercer punto positivo de tomar este tipo de medidas es que el rendimiento del colaborador en la empresa sería más saludable, siempre que no haya trabajo pendiente. Y además promueve la motivación en el área laboral.

Según los especialistas, la normativa de Francia, podría aplicarse a actividades de carácter más administrativo, lo que no impide pensar en un derecho para todos los trabajadores, sin importar su profesión.

Para Eddy Troya, gerente de la empresa Human Plus, los departamentos de Recursos Humanos deben trabajar en planes que permitan que los empleados tomen su tiempo libre con responsabilidad. Estos deben consistir en una planificación de horarios y carga laboral. “Lo importante sería promover que en menos tiempo se realice el trabajo encomendado”.

Del mismo modo detalla que siempre el cerebro necesita distracción y estímulos para regenerar las conexiones que estuvieron activas durante la jornada laboral.

“El ocio es un elemento fundamental para enriquecer la energía y la creatividad”, señala; por eso es importante que los trabajadores respeten su tiempo libre y tengan la capacidad de desconectarse de dispositivos móviles al llegar a casa luego de la jornada.