placeholder
Jorge Calderón en el área de biblioteca de la UEES, en  Samborondón. Foto: Enrique Pesantes / Líderes

Jorge Calderón en el área de biblioteca de la UEES, en Samborondón. Foto: Enrique Pesantes / Líderes

Seguidor de los premios Nobel de Economía

7 de agosto de 2017 15:20

Su padre, el historiador y periodista guayaquileño Carlos Calderón Chico (1953-2013), tenía repisas con libros hasta en los baños de su casa en el centro de Guayaquil. Dejó de cocinar, pues terminó acumulando volúmenes hasta en el horno de la cocineta. Jorge Calderón, decano de la Facultad de Economía de la Universidad de Especialidades Espíritu Santo (UEES), recuerda que incluso en su infancia los libros de su padre dominaban las paredes de su habitación, con poco espacio libre hasta para ubicar sus juguetes.

Era imposible no leer en una casa así, dice el economista, que le debe su inclinación por las ciencias sociales a las lecturas que le iba recomendando su padre, quien le extendía libros de su propia autoría -desde extensas entrevistas a sus investigaciones-; lo mismo biografías de los personajes más disímiles, clásicos de teoría económica, hasta las más grandes obras de la literatura latinoamericana.

“El hábito de la lectura fue uno de los mejores regalos que mi padre me dejó”, dice Calderón, quien también ha demostrado aptitudes para la investigación y cuenta con sus propias publicaciones.

Entre las biografías que su padre le extendía estaban volúmenes sobre las vidas de exponentes de la economía clásica: el escocés Adam Smith y el inglés David Ricardo. Luego se interesó por otros libros de la biblioteca paterna, como ‘La riqueza de las naciones’, del propio Smith; o la ‘Ventaja competitiva’ del economista estadounidense Michael Porter.

“Lo curioso es que mi papá, siendo una persona de izquierda, un socialista, me ofreció muchos libros de autores de pensamiento liberal, por lo cual yo lo molestaba y a menudo nos reíamos de ello. (…) Y por ahí comenzó a interesarme mucho el tema económico”, dice el magíster en Administración de Empresas.

Tampoco podía faltar en la biblioteca paterna las cimas de la literatura latinoamericana, con atención especial en premios Nobel como Gabriel García Márquez, Miguel Ángel Asturias u Octavio Paz. Calderón destaca novelas e historias cortas de ‘Gabo’, una obra que de “una manera mágica ofrece un entendimiento de las raíces, la vida, la idiosincrasia y los problemas históricos” de todo un continente.

Calderón realiza también un seguimiento a las obras de los premios Nobel de Economía, desde el estadounidense Joseph E. Stiglitz -crítico con la globalización y con las políticas del sistema financiero mundial-, hasta Muhammad Yunus, el líder social bangladesí, desarrollador de los conceptos de microcrédito y microfinanzas.

“Seguir a los premios Nobel está lejos de ser una moda, es un terreno de descubrimientos, de nuevas motivaciones e intereses a nivel profesional. Hay cosas que están pasando en una sociedad y que sirven de modelo para trasladarla a otras”, sostiene el autor del libro ‘El microcrédito, opción de desarrollo’. Las microfinanzas, el conflicto trabajo-familia, las relaciones universidad-empresa-estado hacen parte en los últimos años de sus líneas de lectura y de investigación.