placeholder
Carlos Ribadeneira, en la biblioteca de su casa ubicada en El Condado. Foto: Diego Pallero  / LÍDERES

Carlos Ribadeneira, en la biblioteca de su casa ubicada en El Condado. Foto: Diego Pallero / LÍDERES

El empresario que lee al mago Harry Potter

10 de julio de 2017 15:06

La biblioteca de Carlos Ribadeneira es un espejo de sus gustos y pasiones. Ahí está ‘Génesis’, un libro de gran formato, que reúne el trabajo del fotógrafo brasileño Sebastião Salgado; otro que recopila la obra del pintor austríaco Gustav Klimt; más allá, cerca de un Quijote pintado por Stornaiolo, libros de jazz; y la obra completa de uno de sus referentes literarios, el peruano Mario Vargas Llosa.

Para Ribadeneira, miembro del Tribunal de Honor y Disciplina de la Cámara de la Pequeña Industria de Pichincha, el arte y la literatura siempre han sido una constante. Desde sus años colegiales en los que leyó ‘Las venas abiertas de América Latina’, de Eduardo Galeano, hasta ahora, que intercala las lecturas de novelas históricas con los libros de Harry Potter.
La lectura del famoso mago creado por J. K. Rowling -cuenta- es parte de la complicidad que ha entablado con sus nietos. “Tengo que estar actualizado en sus gustos literarios. Esa es una forma para involucrarme en sus mundos”.

Ribadeneira no es de los lectores que se encariña con una temática o un autor específico. Si un libro llega a sus manos y le gusta, lo lee a veces de un solo tirón y otras con ciertas pausas. Su última lectura fue ‘El hombre que amaba los perros’, del cubano Leonardo Padura. Un libro que cuenta la historia de Ramón Mercader, el hombre que asesinó a León Trotski.

Durante la lectura de esta obra, Ribadeneira cuenta que hizo varias pausas para ‘googlear’ datos que le llamaron la atención. Sobre todo, los que tienen que ver con la Guerra Civil Española. “Ahora, cuando leo algo que me interesa, lo investigo. Una de las cosas que me llamaron la atención es cómo España fue utilizada como terreno de experimentación para la Segunda Guerra Mundial”.

Uno de los libros al que siempre vuelve también tiene un filón histórico. ‘Memorias de Adriano’, de Marguerite Yourcenar, la obra que narra las memorias de este emperador del siglo II, ha influenciado en su vida familiar y empresarial. Ribadeneira resalta que la valía de esta lectura está en que invita a que el lector piense y reflexione. “Es un libro -dice- al que hay que leerlo de forma pausada”.

Volviendo a Vargas Llosa, cuenta que ha leído toda su obra desde ‘La ciudad y los perros’ pasando por ‘La Fiesta del Chivo’, hasta una des su últimas novelas, ‘El héroe discreto’. Junto a los libros del Premio Nobel del 2010 hay obras de autores locales como Carlos Arcos Cabrera, Javier Vásconez e Iván Égüez

Ribadeneira comparte el gusto de la lectura con Ximena Montalvo, su esposa. “La conocí con un libro bajo el brazo”. Eso fue una de las cosas que le llamaron la atención de su personalidad. Juntos, hace unos años, armaron una pequeña biblioteca para que sea utilizada por sus empleados.

Este empresario se define como un lector de la vieja guardia, de esos que no cambian el libro físico por nada y que encuentra placer en visitar librerías locales. Cuando comenzó a armar su biblioteca compraba libros al peso. Ahora no escatima pagar sobreprecio cada vez que trae un libro, de gran formato, del extranjero.