placeholder
Ecuador y Rusia firman convenio para la creación de Consejo Empresarial. Foto: Flickr / Ministerio

Ecuador y Rusia firman convenio para la creación de Consejo Empresarial. Foto: Flickr / Ministerio

Ecuador invita a inversores rusos a participar en sus grandes proyectos

27 de noviembre de 2017 13:27

El ministro de Comercio Exterior de Ecuador, Pablo Campana, invitó este 27 de noviembre en Moscú a empresarios e inversores rusos a participar en los grandes proyectos industriales que maneja el país latinoamericano de cara a los próximos años.

"No estamos lejos, estamos cerca" los unos de otros, dijo Campana a los empresarios y banqueros rusos reunidos en un céntrico hotel de Moscú, a escasos metros del Kremlin y la Plaza Roja.

La estrategia de Ecuador durante los últimos ocho años "ha sido prepararse para este momento" en el que el país quiere transitar definitivamente desde una economía fundamentalmente agrícola hacia otra basada en la creación del valor añadido, explicó el ministro ecuatoriano.

Ecuador, recalcó, tiene especial interés en que sean empresas rusas las que participen en algunos de esos proyectos de grandes infraestructuras -incluidas centrales hidroeléctricas, refinerías petroleras, proyectos mineros y agroindustriales- que licitará en los próximos meses.
Rusia "está entre los tres principales socios estratégicos del Ecuador", dijo Campana, quién subrayó que en sectores como la minería y el petróleo "las empresas rusas tienen una gran experiencia".

"Ecuador es un país pequeño, pero ofrece grandes oportunidades. Tiene minería, hidrocarburos, agricultura y pesca, agua y turismo", destacó.

Uno de esas oportunidades es el proyecto Refinería del Pacífico Eloy Alfaro, en la provincia de Manabi, que pretende refinar el petróleo producido en el mismo Ecuador para cubrir la demanda interna de combustible.

"Ecuador produce 540 000 barriles diarios de crudo y en la actualidad, tiene la capacidad de refinar sólo 170 000", explicó Campana.

Con la nueva refinería, que requiere una inversión de entre USD 10 000 y 14 000 millones, el país suramericano no sólo cubrirá su propia demanda de combustible, sino que podrá además exportar los excedentes de producción a otros países de la región.