placeholder
En los laboratorios de la empresa, ubicados en Pifo, el personal se dedica a la investigación y desarrollo de nuevos bioinsumos. 15 personas laboran en la compañía. Fotos: Julio Estrella / LÍDERES

En los laboratorios de la empresa, ubicados en Pifo, el personal se dedica a la investigación y desarrollo de nuevos bioinsumos. 15 personas laboran en la compañía. Fotos: Julio Estrella / LÍDERES

Innovación biológica en cultivos

1 de marzo de 2017 11:49

Hace 13 años el sueño de la microbióloga Karla Garcés se hizo realidad. Rompió los moldes y se lanzó a la aplicación de sus conocimientos en el área agrícola y no en la médica.

Así nació Agrodiagnostic, una empresa que se dedica al desarrollo de productos biológicos -en base a microorganismos- para el control de plagas y enfermedades de las plantas, así como la nutrición de las mismas y de los suelos.

“Son seres vivos benéficos. Es un área completamente diferente a la que se aprende en la universidad. Nosotros nos centramos en la innovación”, indica la científica.

El primer producto que desarrolló fue uno en base al hongo Tricorderma, para el control de enfermedades. Posteriormente, generaron otros para tratamiento de ácaros, coleópteros, etc.

En total, cuentan ahora con 13 productos para el área agrícola y uno para las plantaciones avícolas, que ayuda a descomponer más rápido la ‘cama’ donde crecen las aves. La empresa produce presentaciones líquidas y en polvo.

Cuando la compañía empezó su trabajo se centró en el aislamiento de los suelos para la obtención de los microorganismos, luego inició pruebas de laboratorio para determinar su funcionalidad y, posteriormente, la fabricación de los bioinsumos agrícolas.

Los primeros clientes de Garcés fueron floricultoras. Ofrecía productos exclusivos para cada una “que los hacíamos en base a una investigación que sacábamos del propio suelo de ellos. Ahora tenemos productos comerciales que los desarrollamos en base a cepas (de microorganismos) nativas, para aplicar en cualquier zona”.

Una inversión inicial de USD  10 000 le permitió a esta firma arrancar con su producción. Ahora, las inversiones alcanzan USD 600 000, la mayoría en equipos de fabricación e investigación.

A esta empresa no le tocó fácil. Garcés explica que hasta el 2014 había muy poco desarrollo del tema biológico en Ecuador.

A partir de ese año cree que hubo más exigencias internacionales para los cultivos, principalmente por el tema de exportación, por lo que se requirió más las soluciones biológicas amigables con el ambiente. Asimismo, la resistencia de las enfermedades de los cultivos a los químicos, llevó a un cambio en la cura de las mismas.

Jéssica Hurtado, de la hacienda La Paz, en el cantón El Triunfo, en Guayas, cuenta que desde hace dos años utilizan el Tricoderma para la eliminación de la monilla para el cacao destinado a la exportación. “Se había tornado bastante complejo el control de esta enfermedad y nos llevó a pérdidas económicas. Hicimos los ensayos y el producto fue eficaz”.

Esta plantación está en el proceso para obtener la certificación orgánica, por lo que trabajar con el producto de Agrodiagnostic le ha ayudado. Ahora, además, están en fase de ensayos de otro producto para cultivos de banano.

La compañía de Garcés no solo apoya a los exportadores de materias primas, sino también envía su oferta. En estos días destinará cuatro toneladas de sus productos para Guatemala.

El acceso a este mercado lo logró gracias a uno de sus clientes locales, que tiene allí plantaciones de banano. Él buscaba un producto similar en Centroamérica pero no lo encontró, de ahí que vio en el de Garcés una alternativa.

Para abril, Agrodiagnostic prevé exportar un contenedor a Perú y, asimismo, espera enviar muestras al mercado boliviano.

Actualmente, a escala nacional, la empresa ofrece servicios para propietarios de cultivos de cacao, banano y mango en la Costa y de hortalizas en la Sierra. Se enfoca, particularmente en los cultivos de productos comestibles, aunque sí trabaja con floricultoras.

Garcés busca que sus clientes, tanto locales como internacionales, sepan que su producción es hecha en Ecuador. Por eso es que a través de Pro Ecuador la firma consiguió la Marca País y ha podido acceder a ruedas de negocios en el país y la región.

La empresa, ubicada en Pifo, tiene como objetivo cambiarse a un lugar de trabajo más grande para operar. Asimismo, prevé seguir innovando porque esa es su esencia desde su creación.

Eso es lo que destacan clientes como Carlos Zambrano, de la hacienda Cañas,en el cantón Naranjal del Guayas, que tiene cultivos de cacao. Trabaja desde hace dos años con Agrodiagnostic. “Nos ha ido bastante bien con estos productos. Conocí del trabajo de Karla a través de un compañero zamorano que visitó la hacienda”.

Más allá del producto, dice Zambrano, lo más importante es el servicio y la asesoría personalizada que la empresa les brinda.