placeholder
La diseñadora Sylvia Cañizares realiza varios trabajos en su taller, entre ellos las bandanas de la marca Goldy, para perros de todos los tamaños. Foto: Adriana Bucheli / LÍDERES

La diseñadora Sylvia Cañizares realiza varios trabajos en su taller, entre ellos las bandanas de la marca Goldy, para perros de todos los tamaños. Foto: Adriana Bucheli / LÍDERES

Los perros también llevan sus accesorios

20 de febrero de 2017 16:57

El amor por los animales, sobre todo por su mascota Hady, y la creatividad de la diseñadora Sylvia Cañizares dieron pie a Goldy, una marca dedicada a la fabricación de bandanas para perros.

Cañizares cuenta que ella y su esposo utilizan habitualmente ‘buffs’ para el cuello y un día le probaron uno a Hady -su perrita mestiza de dos años y medio-; al ver que le quedaba bien surgió la idea de elaborar un accesorio específico para mascotas.

Esta emprendedora se dedica por temporadas a realizar diferentes trabajos textiles, por ejemplo trajes para los festejos del Carnaval de Guaranda, así como ropa deportiva en tallas grandes y accesorios como collares hechos a mano, por ello, las telas y la creatividad son parte de su día a día.

Tener la bandana ideal tomó algún tiempo hasta encontrar el tipo de tela adecuado sea para clima templado o frío, además de que se buscó hacer diferentes tallas que se acoplen para cada raza, e incluso para perritos mestizos.

Ahora se ofrecen tallas XS, S, M, L, XL, y junto a cada una se ubica una foto de la raza de perro a la que le puede quedar bien y el tamaño del cuello del animal.

Su primera incursión en la venta de bandanas fue en una feria canina hace un año, en Quito, donde hicieron la prueba, logrando buenos resultados. “Vimos la aceptación de la gente y eso nos motivó”, comenta Cañizares.

La inversión inicial fue de unos USD 60, tomando en cuenta que el producto no iba aún con etiquetado y que se lo vendió en un precio al por mayor. Para este evento se llevaron 100 bandanas y se vendieron 80. Además se dieron contactos que luego hicieron pedidos.

Con la aceptación del producto llegó la necesidad de buscar la presentación ideal para tratar de ubicar las bandanas a la venta en locales comerciales.

El nombre de Goldy se escogió en honor a la perrita que tiene un hermano de la emprendedora, mientras que sobre la base de un bosquejo de Cañizares y con el aporte de una diseñadora se fusionó la etiqueta y el empaque, haciendo la forma de la cabeza de un perro en cuyo cuello va ubicado el producto.

Diego Torres, esposo de Cañizares
, cuenta que una ventaja de ese empaque permite al cliente identificar en dónde va ubicado el accesorio. Con ello, las bandanas estuvieron listas para el mercado y llegaron a las perchas de la cadena Supermaxi que se ha vuelto su principal vía de ventas, además de los pedidos en Facebook.

Para la primera entrega en la cadena que implicó 720 unidades, se hizo una inversión de aproximadamente USD 750 para conseguir etiquetas, códigos de barras y la materia prima.
Desde septiembre de 2016 el producto está en la cadena Supermaxi y ya se han entregado unos seis pedidos, completando otras 720 unidades más. Este volumen se logra en 10 días de labores y se alcanzan ganancias de hasta el 40% de lo invertido.

Para este año se espera que la producción y las ventas se mantengan, y se prevé avanzar con nuevos puntos de venta como veterinarias y almacenes especializados en mascotas.

Paulina Mantilla es una clienta satisfecha que conoció la marca Goldy por Facebook y asegura que le pareció muy interesante, ya que no había visto antes ese producto en el mercado. Explica además que algo que le gusta es que haya variedad de tallas, ya que su perro es grande y por lo general los accesorios se fabrican para perros pequeños .“Mi perro Pongo lo usa en casa y está siempre cómodo y cuando salimos lo usa sobre el collar”, comenta Mantilla.

Precisamente, Torres explica que el uso en exteriores es una característica de las bandanas ya que permite identificar a las mascotas cuando, por ejemplo, salen al parque, sin llegar a ser ropa para los perros, sino un accesorio.