placeholder
Pedro Cevallos tiene su empresa desde hace cinco años. Sus tubos y envases sirven para las industrias de alimentos, agroquímicos, textiles, etc. Fotos: Paúl Rivas / LÍDERES

Pedro Cevallos tiene su empresa desde hace cinco años. Sus tubos y envases sirven para las industrias de alimentos, agroquímicos, textiles, etc. Fotos: Paúl Rivas / LÍDERES

Tubos y envases para industrias

20 de febrero de 2017 10:41

Cuando Pedro Cevallos empezó a trabajar a los 18 años para obtener dinero y pagar sus estudios en la universidad, lo hizo sin miramientos. Su primer empleo era barrer los pisos de una empresa cartonera. Ahora es el gerente de Envatub, su propia compañía dedicada a la producción de tubos y envases de cartón.

El salto para independizarse y montar su negocio no se dio de la noche a la mañana, pues le tomó 18 años de trabajo en puestos como operador de máquinas, supervisor, jefe de producción y gerente de ventas. Al llegar al último cargo se dio cuenta de que aspiraba a crecer más por lo que se arriesgó y empezó con un local de 100 metros cuadrados frente al estadio del Aucas, en el que ensamblaba y vendía alcancías.

El negocio en el que laboraba principalmente con su esposa y sus hijos empezó a crecer, al punto que llegó a tener ventas de USD 15 000 en un mes, para promediar en el año unos USD 150 000.

Junto a Fernando Obando, un excompañero de su primer trabajo, decidió invertir más para levantar lo que ahora es Envatub y así la empresa vio la luz el 6 de enero de 2012. La construcción tardó unos siete meses y les implicó incluso dormir en las instalaciones para cuidarla.

La inversión inicial fue un capital conjunto de USD 128 000, que se sumó a un crédito de la Corporación Financiera Nacional por USD 257 000. “Ahí prendamos todo”, cuenta Cevallos, al recordar que hipotecó su casa, pero con ello se pudo edificar la planta de 1 000 metros cuadrados.

El crédito actualmente se encuentra renovado por la misma cantidad, con lo que se pudo ampliar la fábrica en un piso más de 400 metros cuadrados.

Además de edificar la planta, el dinero sirvió para la compra por Internet de maquinaria china que ellos mismo armaron. “Seguimos las instrucciones y las pusimos a funcionar”, explica Obando.

En Envatub empezaron trabajando siete personas y ahora suman 42. Edwin Molina, encargado de aseguramiento y control de calidad, explica que en el último año debieron incrementar el personal por que la empresa está creciendo.

Si bien su línea de negocios inicial es la fabricación de tubos y envases de cartón para los sectores de alimentos, licores, textil, farmacéutico, plásticos, automotor, agroquímico, entre otros; también han incursionado en la conversión de papel higiénico institucional y papel para secado de manos.

Para estas dos últimas actividades la empresa recibe las bobinas madres y se las reprocesan para obtener los rollos de papel higiénico institucional que pueden llevar la marca del cliente que así lo requiera.

Sin embargo, la empresa tiene sus propias marcas: MeloPaper y Bamboo, línea que tiene un año en el mercado. Mientras que el papel de manos es un producto que empezó a producirse hace un mes.

Cevallos explica que desde su inauguración la empresa vino creciendo un 10% anual, excepto en 2016 cuando si bien no creció, sí se mantuvo en el mercado.

Para 2017 su expectativa es crecer en un 25% con la inclusión de las nuevas líneas de producto, además de estar trabajando para obtener la ISO 9001 2015.

La facturación mensual inicial que registró Envatub en 2012 era en promedio de USD 25 000 y ahora, en el mejor mes ha llegado a facturar USD 200 000.

La visión para 2020 es empezar a exportar, porque eso incluso puede ayudar a reducir los intereses en los préstamos de la Corporación Financiera Nacional. Para ello ya se hizo un primer estudio de mercado en Colombia y se lo prevé hacer en Perú.

Al haber sacado un nuevo préstamo no se puede hablar de una recuperación de capital aún, pero se aspira que para 2021 la empresa ya genere utilidades netas.

Hoy su producción mensual es de 120 toneladas de tubos y envases. Elaboran tubos desde una hasta 12 pulgadas, con espesores que van desde uno hasta 15 milímetros y longitudes desde cinco centímetros hasta cuatro metros.

Trabajan con un 40% de materiales importados como algunas tapas plásticas para los envases, parte del cartón, etc.

La cartera de clientes de Envatub es de unas 400 empresas, pero están activos 150.
Un plus que la empresa ofrece frente a su competencia es los tiempos de entrega, pues en el caso de tubos lo hacen en 48 horas y en envases siete días.

Esto lo confirma Julio Maldonado, gerente de bodega y materiales de Equaquímica, quien explica que las entregas se hacen con celeridad.

“Hemos tenido buenos resultados. En algún momento pensamos en probar con otro proveedor, pero por el tema de entregas y calidad lo mantuvimos como nuestro proveedor”, dice Maldonado, quien además añade que su empresa recibe de Envatub sobre todo tarros para agroquímicos, en un volumen promedio de 14 000 envases al mes.