placeholder
Jorge Quiroz El Director de Negocios de Conocimiento en Ruta N Medellín. Foto: Cortesía

Jorge Quiroz El Director de Negocios de Conocimiento en Ruta N Medellín. Foto: Cortesía

Jorge Quiroz: ‘La innovación es un cambio mental’

30 de mayo de 2016 08:31

Jorge Quiroz El Director de Negocios de Conocimiento en Ruta N Medellín habla sobre los riesgos que implica la innovación y los retos que tienen las compañías. También, advierte que uno de los riesgos de no innovar es que la empresa deja de ser relevante y pierde terreno.

Ruta N Medellín es un ejemplo de innovación y emprendimiento a escala regional. ¿Cómo se puede trasladar la experiencia a otros países?

Un modelo como Ruta N es el resultado de la evolución histórica de Medellín, su resiliencia, la claridad en su vocación y el acuerdo de a dónde deseamos llegar como sociedad. Esto se logra alrededor de ecosistemas de emprendimiento e innovación con condiciones particulares. En este proceso entendimos que no necesariamente debíamos recorrer el mismo camino que históricamente otros países o ciudades habían recorrido y que podíamos acelerar el proceso identificando los factores clave y diferenciadores que como sociedad nos hacen relevantes en una economía global y, sobre todo, diseñando y ejecutando con la academia, el gobierno, las organizaciones privadas y la sociedad, un plan de largo plazo ambicioso, incluyente y enfocado en pocos objetivos de alto impacto.

En Ecuador cada día se habla más sobre innovación. ¿Cuáles son los pasos que se deben dar para dejar de hablar y empezar a innovar?
En esencia, se trata de cambiar mentalidades y construir una visión de ciudad, país o región. El plan se debe construir mientras se hace el camino, es decir el plan y la ejecución van de la mano en el día a día. Más allá de eso, es difícil hablar de pasos, ya que la innovación en sí misma nos obliga a cambiar constantemente, a desafiar lo que ya hayamos hecho y replantearnos nuevos desafíos y formas de abordarlos. Se debe entender que en innovación lo único certero es la pérdida de oportunidades y destrucción de valor cuando no se da ningún paso. Debemos entendernos siempre en versión beta o dicho de otra forma, en ‘modo startup’.Debemos mantenernos en un ciclo constante de hacer, aprender, hacer.
En estos momentos uno de los retos para las empresas en Ecuador es el acceso a recursos.

¿Se puede innovar con bajo presupuesto?
Los recursos son esenciales, pero no pueden ser excusa para no avanzar. Los procesos organizacionales, estructuras, reglas, casos de éxito y “mejores prácticas” de sus empresas, se pueden volver las mayores trampas para la innovación. Las empresas deben ‘hackear’ el sistema que ellas mismas han creado. Pueden desarrollar alianzas con sus cadenas de valor e incluso uniéndose entre competidores para multiplicar capacidades y abordar desafíos mayores; pueden hacer públicos sus mayores retos para atraer a quienes saben resolverlos. No deben tener miedo a ceder parte de un nuevo negocio a quien lo hará crecer, etc.

¿Las empresas con más tiempo en el mercado están dispuestas a innovar?
Sin duda lo están. Más que del tamaño de la empresa, depende de la mentalidad del empresario. Normalmente trabajo con tres tipos de compañías y todas han demostrado que pueden innovar más sin importar cuan tradicional es su sector o el tiempo de vida que tiene la empresa. Lo que hay que entender son sus dinámicas y ayudarlas a salir de la inercia que les impide hacer algo distinto e innovar. Las grandes empresas, por ejemplo, tienen un gran mercado y esto incrementa el riesgo de presentar un producto o tecnología que no esté suficientemente probada. Normalmente cuando la prueban, ha pasado por varios años de pruebas y desarrollo. Las pequeñas y medianas empresas sufren dificultades de caja y suelen vivir asfixiadas por el día a día y su mayor desafío es conseguir recursos extras para financiar talento que les permita desarrollar nuevas ventajas competitivas. Y las ‘startup’ nacieron para innovar, sin embargo carecen del mercado y los modelos de negocio validados y la capacidad organizacional. En definitiva, hay oportunidades para todo tipo de empresas. Todo depende de la mentalidad de sus empresarios para capitalizarlas; y lo más interesante, es que las ‘startups’, las pymes y las grandes empresas se necesitan entre sí para innovar.

El empresario ecuatoriano, con sus excepciones, aún es conservador a la hora de buscar nuevos nichos o desarrollar productos. ¿Qué riesgos se corren al innovar?

Al innovar se corren todo tipo de riesgos: estratégicos, operativos, reputacionales y legales entre otros, sin embargo, con el talento adecuado y el aprendizaje que deja cada pequeña acción y cada avance en el proceso, estos riesgos nunca llegan a ser críticos o se logran mitigar en la medida que la innovación progresa. Pero al no innovar, se corre el mayor riesgo de todos, dejar de ser relevante, quedarse atrás y morir.

¿Cómo saber si el mercado está pidiendo productos innovadores?
El mercado o la gente no necesariamente pide productos. Es necesario indagar, conocer el cliente y validar hipótesis todo el tiempo para poder lanzar soluciones nuevas al mercado que sean exitosas y potencialmente innovadoras. Mientras más se conozca al cliente, más rápido se lancen soluciones y más rápido se validan y mejoren estas, más alta será la probabilidad de que realmente innovemos. El mercado cada vez tiene una mayor oferta, está más informado y más conectado. Por consiguiente, no innovar es muy riesgoso, pues los clientes buscarán lo que quieren en otro lugar.

¿Se puede innovar a través de alianzas público-privadas? ¿Qué condiciones se deben cumplir?
Definitivamente sí. Ruta N es en sí mismo puede entenderse como un ejemplo de alianza público-privada. Integra exitosamente universidad, empresa, Estado y sociedad en general. Una alianza público-privada es fundamental para resolver grandes desafíos optimizando el gasto público. La clave es identificar la solución integral que se espera y un modelo de negocios sostenible. Si no se brindan soluciones integrales o el modelo de negocio no es sostenible, tarde o temprano se debilitará y podría fracasar.

¿Cómo se conectan la innovación y la sostenibilidad?
La innovación es algo nuevo que produce valor. Por consiguiente, la innovación y la sostenibilidad están estrechamente relacionadas. En la medida que más impacto, en el sentido amplio integre una solución, más sostenible será. El desafío de toda innovación es encontrar el modelo de negocio o sostenibilidad que produzca el mayor impacto por el mayor periodo de tiempo.

¿A dónde nos debe llevar la innovación?

La innovación nos llevará a mejorar la calidad de vida de las personas, mejores ingresos, inclusión y resolver diversos desafíos. No obstante, debemos trabajar constantemente en evitar que la brecha entre quienes desarrollan y acceden al conocimiento y a la innovación se amplíe. Cada vez es más fácil acceder a conocimiento e innovar para quienes están conectados. Pero para quienes estén fuera de los ecosistemas o circuitos de innovación, la brecha cada vez será más grande. Debemos evitar que esto ocurra.

Hoja de vida
Su cargo
Es gerente de Negocios de Conocimiento en la corporación Ruta N Medellín.
Experiencia
Ingeniero de sistemas especialista en estrategia y prospectiva con 15 años de experiencia en gestión de tecnología de información, emprendimiento y desarrollo de negocios como consultor, empresario, docente universitario.
En Quito
Participará en la tercera cumbre de Innovación, Emprendimiento, Tecnología, Conocimiento y Talento Humano, organizado por la AEI y Seminarium, el 7 de junio próximo.