placeholder
Jaime Moreno tiene una biblioteca con más de 1 000 títulos. Foto: Xavier Caivinagua para LÍDERES

Jaime Moreno tiene una biblioteca con más de 1 000 títulos. Foto: Xavier Caivinagua para LÍDERES

Jaime Moreno es un apasionado de la poesía

14 de marzo de 2017 11:29

Su pasión por la lectura, que fue motivada por sus padres, empezó en la infancia y los resultados no tardaron en llegar. Los libros le llevaron a otro gusto: la poesía.

Cuando apenas tenía 9 años, el actual Director Ejecutivo de la Cámara de Comercio de Cuenca publicó sus primeros poemas en Austral, un desaparecido diario cuencano. Fueron para la Virgen María. En total tiene cuatro libros de poesía y otros tantos en ­borrador.

Tres años después publicó un folleto de cinco poemas con el apoyo del departamento Cultural de la Cruz Roja del Azuay. De esa forma inició su vínculo con esta institución, en la que ha sido desde voluntario hasta su primer vicepresidente, en la actualidad.

Le gustó tanto la lectura y la escritura de versos que su familia prácticamente solo le regalaba libros de cuentos, historia... recuerda Moreno. A más de su familia, esta pasión también fue incentivada por el difunto arzobispo emérito de Cuenca, Luis Alberto Luna Tobar. “De él aprendí mucho y tengo mucha gratitud y afecto”.

A Moreno, quien es abogado, le gustan desde la juventud las obras de ética, filosofía y, sobre todo, libros de historia de conflictos, porque también es especialista en Derecho en Guerra y Prevención de los efectos, por parte de la Cruz Roja. Sobre este último tema, los textos que más impacto tuvieron fueron sobre la Convención de Ginebra y ‘Guerra y Paz’, ‘El Desarme de las conciencias. Una contribución al ideal de paz’.

También disfrutó de ‘Diálogo en el infierno entre Maquiavelo y Montesquieu’. En la actualidad, en su departamento tiene más de 1 000 obras entre regaladas, compradas y encontradas en bibliotecas de sus familiares.

Algunas de estas con más de un siglo de antigüedad. Fundamentalmente son textos de religión cristiana, cuentos, evangelios... Además, cuenta con textos de derecho canónico, porque durante dos años colaboró con la Arquidiócesis de Cuenca como miembro del tribunal eclesiástico, en causas matrimoniales.

“La ventaja de leer es que uno puede expandirse y alimenta el alma. Uno puede transcender en las realidades y visiones de otros y en sus historias”.

Al estar ligado al ámbito empresarial y gremial, Moreno también lee textos vinculados con el sector productivo, emprendimiento, economía, administración de empresas, entre otros. Le interesan esos textos porque “el rol del sector privado en la sociedad es fundamental y es la generación de riqueza y empleo permanente. Los gremios, los colegios profesionales... tienen el rol de ser organismos de presión por la vía democrática”.

Moreno quiere que el gusto por la lectura sea transmitido. A su hijo de 10 años le motiva para que revise textos, pero no por imposición sino por sus preferencias.

Moreno prefiere leer las noches durante 30 minutos, acompañado de un café. En ocasiones revisa nuevos textos o repasa los anteriores. Según él, hay temas que se leen por gusto y otros por necesidad, por una actualización profesional es constante.