placeholder
Manuel Vicuña es directivo de la Aso. de Empresas del Parque Industrial. Foto: Xavier Caivinagua para LÍDERES

Manuel Vicuña es directivo de la Aso. de Empresas del Parque Industrial. Foto: Xavier Caivinagua para LÍDERES

La lectura es el pilar personal y profesional de Manuel Vicuña

20 de febrero de 2017 16:30

Los libros son sus maestros, son sus amigos. Allí, encontró las palabras y enseñanzas que necesitaba para superación personal y profesional. “No entendería cómo sería la vida sin los libros”, dice el cuencano Manuel Vicuña, quien es Gerente de Desarrollo Organizacional y Recursos Humanos del Grupo Cartopel.

Esas palabras se comprueban en la práctica. En 1987 consiguió la publicación ‘The Balance Score Card’ de Robert Kaplan y David Norton, que estaba en inglés. Le pareció muy importante porque ofrecía un cambio paradigmático en el manejo de las empresas.
Según él, aprendió que la estrategia podía volverse tangible.

Con esa información propuso a la alta Directiva de Cartopel, que aplique el sistema de Balanced Scorecard. Era gerente de Desarrollo Organizacional, pero aún no asumía Recursos Humanos.

El sistema fue aplicado sin ningún tipo de referente y Cartopel estuvo entre los pioneros del país. Vicuña también se ayudó de textos como ‘La Quinta Disciplina’, de Peter Senge, para entender el manejo sistémico de la organización.

Su afición por la lectura es innata. Sus primeros textos fueron los cómics de superhéroes, que le regalaron sus padres. Desde entonces no ha perdido este hábito y no puede acostarse sin por lo menos dedicar 30 minutos a esta actividad. Su deseo es aprender.

Por ello, se interesó del texto ‘The Living Company’, de Arie De Geus. Vicuña entendió que una empresa es una organización viva y no solo se debe pensar en las máquinas e infraestructura sino fundamentalmente en las personas. Por ello, tomó esa opción para administrar su cargo.

Además, revisó ‘Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva’, de Stephen Covey, y publicaciones filosóficas. “He llegado a la conclusión de que si no hay un desarrollo interior es muy difícil que exista un crecimiento exterior”.

En 2001 y luego de haber leído varios libros relacionados con la programación neurolingüística de autores como Anthony Robbins, le interesó esta temática. Se formó como Máster en el Instituto Español de Programación Neurolingüística de Salvador Carrión.

Eso le sirvió para entender por qué algunos procesos, que están técnicamente bien estructurados, no consiguen los resultados o no en el tiempo apropiado, señala Vicuña. Según él, la causa es que no se trabaja en el ámbito personal de quienes ejecutan los proyectos. “El ser humano es la pieza clave”.

Esos textos también le permitieron mejor la comunicación y el trabajo en equipo.
En la actualidad, estudia temas relacionados con el Neuromanagement, que es un complemento más científico de lo anterior. Lee ‘Ágilmente’ del argentino Estanislao Bachrach; ‘Usar el cerebro’, de Facundo Manes, y ‘Neuromanagement’, de Lucia Sutil.
Según Vicuña, al conocer el funcionamiento del cerebro uno puede manejar de mejor manera las organizaciones y hacerlas más productivas y rentables.

Él dice que si bien, en la actualidad, hay facilidad de leer en tabletas y ‘smartphones’ en cualquier lugar, él prefiere el papel.