placeholder
Es doctor en Ciencias Económicas y Administrativas, título que fue entregado por la Universidad Nacional del Callao, en Perú.

Es doctor en Ciencias Económicas y Administrativas, título que fue entregado por la Universidad Nacional del Callao, en Perú.

Marín Bautista: 'Se necesita más educación financiera'

8 de septiembre de 2017 20:36

El gerente general de Financoop, una entidad de segundo piso que agrupa a 116 cooperativas de ahorro y crédito, hace un balance del sector, frente al reto de reducir la demanda de efectivo en el país, sustituyéndolo por medios electrónicos.

¿Cuál es el balance que hace del sector de las cooperativas en lo que va del año?

Es un sector sano. Nuestra solvencia financiera, está en un promedio de 14%, cuando la norma pide mínimo un 9%. En rentabilidad estamos en un promedio de 7%; y en el tema de mora nos manejamos en un promedio de 5,8%.

¿Qué peso tienen actualmente las cooperativas dentro del sistema financiero?

El sector maneja USD 10 500 millones en activos a nivel nacional. Los bancos manejan cerca de USD 37 000. En créditos tenemos un 28% del pastel del sistema financiero nacional.

A inicios del año se sentían restricciones de liquidez en el país. ¿Cuándo comenzaron a recuperarse los indicadores para las cooperativas?

En 2015 y 2016 se sintió un golpe en el sector cooperativo, como en todo el país, pero hubo cooperativas que reaccionaron rápido. En 2017 vemos que están mejorando las cosas. Es una mejora general. La zona más deprimida fue la de la Amazonía, por el tema petrolero que se paralizó, entonces los negocios se cayeron, no había actividad. Pero, eso está cambiado.

Los representantes de las cooperativas se reunieron en el 17 agosto con el presidente Moreno, ¿qué planteamientos hizo el sector?

Pedimos que se facilite el acceso a líneas de financiamiento para los emprendimientos por primera vez por parte de los organismos financieros públicos, como la CFN y Conafips; que se fortalezca al sector cooperativo con normativas y líneas de crédito para el sector de la vivienda y acompañar así al programa Casa para Todos; y sobre dinero electrónico para poder sumarnos al proyecto.

El Central informó que va a ceder su plataforma de dinero electrónico a las cooperativas, pero Financoop tiene ya un proyecto digital relacionado a billetera electrónica. ¿Cómo van a unificar esas dos plataformas?

Financoop tiene un switch transaccional, que es una billetera electrónica con la que los usuarios pueden manejar el dinero de sus cuentas a través del celular. Estamos en plan piloto con cuatro cooperativas, el proyecto se llama Cooperativa Digital.
Sobre la unificación con la plataforma del Central, va a ser un proceso, todavía no está definido si esa plataforma pasa a otra institución del sector público.

¿Al tener un software propio Financoop no necesitará la plataforma del Central?

Es una opción que puede integrarse tecnológicamente. Pero el concepto global de la era digital es mucha más grande, se trata de cómo hacer que la gente utilice menos dinero físico.

¿Hasta cuándo va el plan piloto de Cooperativa Digital y cuánto es la inversión?

Debería terminarse este mes con la certificación de la Superintendencia de Economía Popular y Solidaria. Con eso, antes de octubre ya podríamos empezar. Nosotros lo estamos financiado, costó menos de USD 200 000 . Estos son productos que no tienen una rentabilidad grande por transacción, sino que es un producto que va a recuperar su inversión por escala.

¿Si el proyecto suyo se certifica a finales de año, comenzaría a funcionar para todas las cooperativas que forman parte de Financoop?

Será progresivo. Esperamos que a fin de año podamos sumar de las cuatro a unas 10 cooperativas y para el 2019 aspiramos que sean unas 150 cooperativas.

Este proyecto de Financoop, como el del dinero electrónico, se alinea con la intención del Gobierno de reducir la demanda de dinero físico. ¿Cómo está la demanda de efectivo entre los socios de las cooperativas?

Somos conservadores, usamos bastante dinero físico. Este es un proceso que requiere bastante información y educación financiera a la población, porque las cooperativas están ubicadas en las zonas rurales.

En la reunión de la banca privada y las cooperativas con el presidente Moreno se planteó la meta de reducir la demanda de efectivo en USD 800 millones. ¿Con cuánto va a aportar el sector cooperativo a esa reducción?

La banca tiene el compromiso de reducir los USD 800 millones en un año, seguro que nosotros vamos a sumar a eso, pero no hemos cuantificado cuánto contribuiremos, porque a las cooperativas no se nos fijó metas o plazos puntuales como a la banca.

En cifras concretas, ¿cómo diferenciamos al cliente de las cooperativas con el de la banca en uso de estos mecanismos electrónicos?


El uso de mecanismos electrónicos en zonas rurales es incipiente. Hay que invertir en educación financiera.

¿Si no lo tienen medido en cifras, cómo pueden empezar a trabajar en eso?

Es un mercado necesario y virgen, totalmente potencial. Sabemos que el uso de tarjetas y dinero virtual está concentrado en Quito, Guayaquil y Cuenca.

¿Esto se da por falta de cultura financiera o por que no hay un volumen para que a las cooperativas les interese?

Son las dos cosas. La escalabilidad y el tema cultural. El país está bancarizado solamente en un 40%, el 60% está en las cooperativas o en los informales.

Eso se ha mantenido estancado en los últimos años. ¿No ha habido una profundización?

El sistema cooperativo de ahorro y crédito ha venido creciendo. Ahora tenemos una población activa de 6 millones de personas. En 2012 eran 2,5 millones. Hemos tenido un crecimiento sostenido de 2012 al 2017 del orden del 70%.

La alta proliferación de cooperativas y la aparición de tantas cooperativas pequeñas, ¿cómo ha impactado al sector?

Se ha depurado, antes existían más de 900 cooperativas, ahora son 680. La Superintendencia jugó un papel muy importante al regular a las cooperativas de todos los segmentos. Eso ha permitido transparentar la gestión, las regulaciones tienen una proporcionalidad al nivel de exposición de riesgo de cada uno de los segmentos.

¿Sigue siendo alto el número de cooperativas para el mercado que existe?

En el mediano plazo muchas cooperativas se van a juntar para hacer escala y brindar un mejor servicio a sus socios, esto es necesario porque el costo operativo de tantas cooperativas es muy alto.

¿Cuál es el número ideal de cooperativas en función del tamaño del mercado?

Brasil, que tiene unos 200 millones de habitantes tiene 1 300 cooperativas, nosotros con 16 millones tenemos unas 600. Lo que hay que mirar es cómo hacer alianzas entre las cooperativas y procesos de fusión, eso es saludable.