placeholder
Stuart Camacho y Rolf Zerna  son instructores de surf en el emprendimiento Pura Vida, en la playa de este balneario esmeraldeño. Foto: Marcel Bonilla/ LÍDERES

Stuart Camacho y Rolf Zerna son instructores de surf en el emprendimiento Pura Vida, en la playa de este balneario esmeraldeño. Foto: Marcel Bonilla/ LÍDERES

Un negocio que crece a orillas del mar

14 de agosto de 2017 14:36

Los turistas que gustan de los deportes extremos o de aventura, y de escuchar buena música en la playa, se concentran en Vida Pura. Se trata de un sitio ubicado en el balneario de Las Palmas, en la ciudad de Esmeraldas, en la provincia del mismo nombre.

Esta iniciativa turística surgió haces tres años de la mano de Rubén Aveiga, un migrante que, tras vivir 10 años en el país vasco (España), regresó para hacer realidad su sueño: montar su sitio en la playa donde se practiquen deportes de aventura y que al mismo tiempo sea un sitio referente para los turistas en la playa.

Durante su estancia en España, Aveiga aprendió a surfear los fines de semana en una escuela de deportes en la playa. Mientras trabajaba, logró reunir un pequeño capital de USD 4 000, el cual invirtió en la compra de tablas de surf que utiliza en sus clases en el balneario de Las Palmas.

Su propuesta de crear un sitio diferente en la playa para un público específico, ganó el primer lugar en un concurso de iniciativas convocada por la Prefectura de Esmeraldas, en el 2014. Esto se dio de entre 400 propuestas relacionadas con el turismo.

El premio recibido fue la elaboración del plan de negocio para este proyecto. Este soporte les permitió definir la inversión que se realizaría y el tipo de público al que deseaba llegar con su propuesta turística.

Después de tres años de estar en su negocio, que empezó con una escuela de surf en la playa, ahora cuenta con kayak, rápel, parapente y finamente el kite-surf (surf con cometas) que es una de las atracciones los fines de semana, durante la temporada de verano.

El salto mayor se dio con la construcción del malecón de Las Palmas, inaugurado en marzo del 2016. Con apoyo de la EP Flota Petrolera Ecuatoriana (Flopec), que entregó al proyecto Vida Pura, un área bajo contrato con comisión para desarrollar su iniciativa turística, el negocio creció.

Debido a la acogida que han tenido, ahora alquilan uno de los locales que están en la playa donde enseña a surfear, kayak y el parapente. Las personas interesadas en estos servicios, en la mayoría de casos, son extranjeros.

La inversión que empezó con USD 4 000 ahora alcanza los 24 000, y permite a que seis jóvenes, amantes de los deportes de aventura, puedan emplearse enseñando lo que les gusta.
“Todo lo que vamos ganando lo invertimos para fortalecer la iniciativa turística de este tipo”, señala Aveiga, quien planea montar hasta finales de este año, una sucursal de Vida Pura en el balneario de Atacames. Esta decisión se la toma por los resultados obtenidos y, también, pensando en el perfil de los visitantes que llegan hasta esa playa esmeraldeña.

Una de las cosas que le agrada a Cristian Guerrero, es que en Vida Pura, se capacita a las personas para que aprendan a escalar en la torre que está en la playa. Además, se dan cursos de surf, surf con cometa, hula dance y hula finnish.

Los visitantes, por USD 5 la hora, pueden usar una tabla de surf, y si desea un instructor paga 10. Además, por ese mismo, precio se puede navegar en kayak y viajar en parapente por USD 30.

En esta zona no solamente hay un lugar para deportes de aventura, sino que se ha logrado fusionar con una zona de relax, en donde los turistas pueden sentarse en las 20 sillas de madera y disfrutar de una pipa helada.

La demanda de clientes que acuden por deportes o por disfrutar del mar crece, por eso se hacen ampliaciones para ubicar más sillas en un área abierta con una estructura de madera que está cubierta con cintas de tela, que hacen las veces de techo.

Melisa Mel, una de las colaboradoras en Vida Pura
, dice que está propuesta se ha convertido en una alternativa para los turistas que visitan el balneario de Esmeraldas para disfrutar de los 5 km de playa.