placeholder
Mariela Casanova, de 37 años, es  copropietaria del negocio. Ella decidió emprender en octubre pasado cuando fue despedida. Foto: Joffre Flores / LIDERES

Mariela Casanova, de 37 años, es copropietaria del negocio. Ella decidió emprender en octubre pasado cuando fue despedida. Foto: Joffre Flores / LIDERES

El negocio es el lavado de autos a domicilio

18 de enero de 2017 14:58

Prohibido desperdiciar agua para lavar un carro. Esa fue la consigna que aplicó Mariela Casanova, al momento de crear su emprendimiento Wash it, el cual le permite ahorrar tiempo y agua en la lavada de autos.

Casanova cuenta que el negocio nació el año pasado cuando junto a su esposo se quedaron sin trabajo. Entonces hicieron un estudio de mercado en Puerto Azul, donde viven y hallaron que los moradores prefieren que les vayan a lavar los autos a sus domicilios.

Así nació Wash it, que significa Lávalo en español, con un capital de USD 500 que fue utilizado para comprar aspiradoras de mano, mochilas y productos de limpieza.
Luego se realizó una convocatoria para contratar a los ‘waserhers’, seis jóvenes, dos de ellos mujeres que realizan los lavados en las casas de los clientes.

En cada lavado utilizan sólo un galón de agua por vehículo, gracias a que han creado su propia línea de productos de limpieza. Los cuales tienen polímeros que al ponerlos en la superficie del automotor separa las partículas de suciedad de la carrocería. Tras un minuto, el líquido se retira con unos paños con microfibras.

Según Casanova, quien es publicista de profesión, al igual que su esposo, su emprendimiento crece con buen ritmo. Dice que cada quincena y a fin de mes registra entre 6 a 10 lavadas diarias por USD 8 para los vehículos pequeños y USD 9 , los más grandes.

La lavada comprende, “el abrillantado de llantas y paneles, la aspirada por dentro y la puesta de aromatizantes”. Además el 70% de lo recaudado es para los waserhers y el restante para el emprendimiento, señala Casanova.

La manera de contactarlos es a través de las redes sociales o de su página web. “Los clientes me llaman a mi número, me dicen la dirección y yo me comunicó con el waserher para que vaya a la dirección con los implementos”.

Carlos Torres, es cliente del negocio y dice que le gusta por la rapidez y el método que utilizan. “No me piden nada solo llegan, lavan el carro y se van. Es rápido y ahorran agua”, manifiesta.

Casanova cuenta que entre sus metas para este año está llegar a otras ciudades con su negocio y realizar el lanzamiento de una aplicación para celulares.