placeholder
Diego Proaño (centro) director del Observatorio Económico y Social de la Universidad Técnica de Ambato. Foto: Glenda Giacometti / LÍDERES

Diego Proaño (centro) director del Observatorio Económico y Social de la Universidad Técnica de Ambato. Foto: Glenda Giacometti / LÍDERES

Un observatorio económico que ayuda a Ambato

25 de enero de 2017 13:36

La Universidad Técnica de Ambato (UTA) cuenta con un Observatorio Económico y Social que trimestralmente emite boletines de los índices económicos y de sondeo de opinión de Tungurahua. Esta dirigido a empresas e instituciones públicas y privadas.

En sus 14 años de funcionamiento es uno de los entes más confiables en la ciudad, la provincia y el país. Los estudios también son revisados y avalados por investigadores de la Unan de México a través de su Facultad de Economía, el Observatorio de la Pyme de la Universidad Andina Simón Bolívar de Quito y la Universidad de la Patagonia, en Argentina.

Este organismo fue creado en el 2002. En ese año el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) entregó fondos de financiamiento para el desarrollo regional. Con esos recursos se creó la Corporación Civil para el Desarrollo Económico y Social de Ambato (CorpoAmbato). En Cuenca se fundó una entidad gemela: la Agencia Cuencana de Desarrollo.

Con el apoyo de la UTA y CorpoAmbato se creó el Observatorio Económico que da cuenta de la dinámica económica de la localidad. Hasta el 2006 se lograron publicar siete boletines económicos con circulación trimestral en la provincia con información sobre empleo, inflación, canasta básica, tasas de interés, pobreza…

Sin embargo, en el 2006 el BID retiró el apoyo financiero. Diego Proaño, decano de la Facultad de Auditoría y Director del Observatorio Económico y Social, cuenta que ante la falta de recursos el observatorio se adhirió a la UTA hasta su reapertura en el 2014. En los ocho años de para, solo se replicaba la información que difundían organismos como el Banco Central, INEC, SRI, Superintendencia de Compañías y otras.

En mayo del 2014, con el apoyo de rector Galo Naranjo se rediseñó el proyecto y se relanzó como Observatorio Económico y Social. A finales de ese año comenzaron a efectuarse las primeras publicaciones de los boletines de coyuntura trimestral. Además, un anuario que recopila la información económica total.

Proaño cuenta que las publicaciones son financiadas con una parte del presupuesto destinado a la Dirección de Investigación de la UTA. Allí están trabajos como sondeos de opinión ciudadana que son importantes. Citó por ejemplo, que se puede saber cómo la gente ve el desempeño de las autoridades de elección popular Además, inseguridad ciudadana, movilidad, educación primaria, secundaria y universitaria.

Además, información dirigida al sector empresarial como la recaudación de impuestos, que tipo de impuestos es el que más se recauda, comparativos regionales y nacionales sobre cuánto cuesta la canasta familiar. En diciembre del 2016, la Senescyt entregó la Codificación ISSN que es la numeración internacional de una publicación que tiene un rigor científico-académico.

En marzo de este año que se publique el boletín 11 saldrá con esa codificación será indexada en todo el mundo y por investigadores que usen esa base de datos. “Los datos pueden usarse como una fuerte oficial con rigor científico”.

Uno de estos servicios es el que utiliza el Sistema de Seguridad ECU 911 de Tungurahua. En el último boletín publicado en diciembre del año pasado, le ubicó como una de las instituciones con mayor credibilidad de la provincia.