Camino del Sol tiene dos plantas de fabricación de cerveza artesanal, en Quito. Jimmy Zambrano es uno de los colaboradores que trabaja en la planta de Carapungo. Fotos: María Isabel Valarezo/LÍDERES.

Camino del Sol tiene dos plantas de fabricación de cerveza artesanal, en Quito. Jimmy Zambrano es uno de los colaboradores que trabaja en la planta de Carapungo. Fotos: María Isabel Valarezo/LÍDERES.

Sofía Ramírez (I)
[email protected]
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 9
No 1

En dos plantas surge su cerveza

27 de septiembre de 2015 15:11

Tres tanques fermentadores y carbonatadores son parte de las nuevas adquisiciones de la ‘brew house’ o cocina para procesar la cerveza artesanal de Camino del Sol. Estos equipos se encuentran en la segunda planta de producción que tiene esta iniciativa que surgió en el 2012.

Desde el principio, el objetivo fue producir una bebida artesanal con maltas importadas desde Alemania. La meta se cumplió y hoy oferta en el mercado cuatro bebidas. Todas son artesanales y utilizan la imagen de cuatro animales: Turtle Pale Ale, Iguana IPA, Red Llama Ale y Black Bird Stout.

La denominación Ale significa que tienen fermentación alta de levadura, con distintos aromas y sensaciones para los consumidores, según explica Ana Lucía Nájera, gerenta propietaria.
Este negocio nació de una afición que tenía Nájera por descubrir el desarrollo de procesos bioquímicos de los lúpulos y la malta utilizados para elaborar la bebida.

Esta empresaria es ingeniera en Alimentos con estudios en la Universidad Técnica Federico Santa María, de Chile. Además, se especializó como ‘brew master’ (maestra cervecera), en la Universidad Técnica de Berlín VLB (Alemania), en el 2008.

Durante los estudios de especialización aprendió el proceso de malteado, es decir, cómo se llega de la cebada a la malta; también, entendió el proceso de molienda, maceración de los granos, el filtrado y la cocción para agregar los lúpulos dentro del proceso industrial de la cerveza.

Con todo este conocimiento, regresó al Ecuador en el 2012. Junto a Fabián Armendáriz, su esposo, compraron un bar llamado Turtle’s Head, con una inversión cercana a los USD 100 000. En el local situado en la zona de la Mariscal Foch, en el norte, empezaron con la venta de 3 000 litros de cerveza artesanal, al mes.

Este proyecto -vigente hasta la fecha- fue la antesala para que Nájera demostrara sus habilidades como ‘maestra cervecera’ en su propia empresa Camino del Sol. Con un capital de USD 120 000, la cervecería montó su primera planta localizada en Carapungo, en el norte de Quito. Al inicio, comenta esta emprendedora, la fábrica procesaba alrededor de
3 000 litros mensuales.

Para la elaboración de la cerveza artesanal, la firma importa cuatro toneladas mensuales de maltas, levaduras y los lúpulos, desde Alemania y Chile. A la fecha, la planta de Carapungo produce unos 8 000 litros mensuales.

Esto permitió no solo un crecimiento del 70% anual. También empezó a colocar en el mercado presentaciones en barriles, cajas de 18 unidades y en ‘six pack’.

Para el envasado y el etiquetado, Camino del Sol cuenta con proveedores como Cridesa o Etiquetar de Ecuador.

Esteban Suárez, propietario de la última, cuenta que desde hace tres años trabaja con la cervecería de Nájera. Antes de que este producto se vendan en supermercados, como Supermaxi, Santa María y Oki Doki, les vendía alrededor de 20 000 etiquetas; pero desde hace siete meses la demanda aumentó un 40%.

Este año la empresa montó una segunda planta en el sur de Quito, con 1 100 metros cuadrados para oficinas y producción. La capacidad de procesamiento es de alrededor de 80 000 litros.

Las cervezas artesanales de esta firma se venden en más de 300 establecimientos, como bares, restaurantes, supermercados, en Quito, Cuenca, Guayaquil y Galápagos.
Fabián Sáenz, gerente de distribución de Pincay & Asociados, con sede en Galápagos, distribuye los productos de Camino del Sol desde hace ocho meses. El producto llega a más de 25 establecimientos de las islas.

Para continuar con el crecimiento, esta empresa mantiene negociaciones con distribuidores en Imbabura, Manabí, Esmeraldas y Tungurahua. Para noviembre, Nájera planea establecer un modelo de franquicia para bares y restaurantes, inicialmente en Quito y Guayaquil.

Juan José Mantilla, director creativo de la agencia de publicidad El Carrusel, trabaja con Camino del Sol en el diseño de la marca. Este creativo menciona que el logo representado por el sol hace alusión a que la marca debe expandirse en todo el país.

Sobre los diseños de los cuatro tipos de cervezas, como el cóndor, la tortuga, la llama y la iguana, Mantilla asegura que tiene aceptación en extranjeros.

La gerenta

Ana Lucía Nájera, gerenta de Camino del Sol. Una de las principales estrategias de la cervecería, de cara a fines del 2015 y para el 2016, es obtener certificaciones de buenas prácticas de manufactura en las dos plantas de la empresa. Además, el posicionamiento de la marca no solo será a través de la venta de los cuatro tipo de cervezas, sino también en la venta de otros artículos como portavasos, vasos cerveceros, camisetas, gorras con los diferentes diseños de Camino del Sol.

Las cifras

9 empleos directos se generan en Camino del Sol.
300 establecimientos en Quito, Guayaquil, Cuenca y Galápagos venden esta cerveza artesanal.
8 registros sanitarios, tanto para los barriles como para las botellas tiene la compañía.
80 000 litros de bebida procesará la nueva planta.
100 000 dólares se invirtieron para comprar el bar denominado Turtle’s Head, ubicado en el norte de Quito.