placeholder
Josemaría Vázquez, es abogado y máster en dirección de empresas. Foto: Enrique Pesantes / Líderes

Josemaría Vázquez, es abogado y máster en dirección de empresas. Foto: Enrique Pesantes / Líderes

La psicología y el suspenso, en su mesita de noche

21 de noviembre de 2017 16:41

En su mesa de noche suele tener tres tipos de libros: los que él llama volúmenes de ‘evasión’, y junto a la literatura títulos de economía y psicología, sus principales intereses. Josemaría Vázquez, máster en Dirección de Empresas y doctor en Jurisprudencia, llevó incluso su pasión por la literatura a las aulas de clases: hace unos 15 años fue profesor de la materia en el Colegio Intisana, de Quito. “La lectura te ayuda a escribir, a retener, proporciona no solo un conocimiento y un bagaje, sino también una forma de expresarte y de entender el mundo”.

El español-ecuatoriano, profesor y director adjunto del IDE Business School Guayaquil, llegó al Ecuador hace 30 años y ha vivido más tiempo en Ecuador que en su país natal, pero los autores españoles siguen siendo en gran medida sus escritores de cabecera.
Dice que libros como ‘La sombra del viento’ y ‘El laberinto de los espíritus’ de Carlos Ruiz Zafón, por ejemplo, son a un mismo tiempo literatura castellana lograda y novelas con las que se puede pasar un buen rato.

Su primera profesión, la de abogado, marca su gusto por novelas de suspenso judicial como las escritas por el escritor estadounidense John Grisham, del que ha leído buena parte de su obra. El derecho también marcó su interés por la psicología, una rama que le ha sido de utilidad en el estudio de las empresas familiares, una de sus especialidades como consultor.

“En el mundo de las empresas familiares hay que conocer la parte jurídica por estructuraciones de patrimonio, la parte económica (administración, estructura y estrategia), y una tercera clave es entender de psicología, entender a las personas y poder resolver enormes conflictos familiares”, sostiene Vázquez.

En la rama de la psicología destaca a un autor como el psiquiatra español Antonio Vallejo-Nájera, autor de ‘Locos egregios’, sobre grandes personajes de la historia relacionados con la locura. “Al final de su vida escribió un libro titulado ‘La puerta de la esperanza’, en el que cuenta su vida, con unas interesantísimas descripciones desde el punto de vista ético y personal”, explica. En esa misma línea se ubica ‘El Conde-Duque de Olivares: La Pasión de Mandar’, de Gregorio Marañón, un “apasionante” estudio sobre el poder.

Entre los libros que marcaron su vida está también ‘Los renglones torcidos de Dios’, una novela publicada en 1979 por Torcuato Luca de Tena, y prologada por Vallejo-Nájera, que relata la historia de una detective que se interna en un hospital psiquiátrico siguiendo las pistas referentes a un caso de homicidio.

También, intenta leer libros de economía para especialistas y títulos divulgativos, mucho más accesibles. El director menciona, por ejemplo, una biografía Steve Jobs o títulos como ‘El economista camuflado’, de Tim Harford, sobre la economía de las pequeñas cosas; y otro best seller internacional, ‘Freakonomics’, de Steven D. Levitt, un estudio sobre la capacidad de la economía para explicar cómo se relacionan fenómenos distintos.