placeholder
Evangelina Gómez es la directora ejecutiva del Consorcio de Ecuatoriano para la Responsabilidad Social, Ceres. Foto: Archivo / LÍDERES

Evangelina Gómez es la directora ejecutiva del Consorcio de Ecuatoriano para la Responsabilidad Social, Ceres. Foto: Archivo / LÍDERES

La ciudad impulsa la RSE con una ordenanza

25 de julio de 2017 15:09

Quito promueve la responsabilidad social empresarial desde el 2011. Ese año se promulgó una ordenanza municipal para impulsar el tema en la capital. Con esa ordenanza se acordó que cada 26 de julio se celebre el Día de la Responsabilidad Social Empresarial (RSE).

Para finales del 2015 se presentó una nueva ordenanza que promueve a Quito como territorio socialmente responsable; además se conformó el Consejo Metropolitano de Responsabilidad Social, que es un organismo técnico multisectorial para discutir la materia. Con la ordenanza se promueve en las empresas públicas de Quito la incorporación de la RSE y también se apunta a que la ciudadanía en general se sume al tema.

Evangelina Gómez, titular del Consorcio de Ecuatoriano para la Responsabilidad Social
(Ceres), explica que el Consejo Metropolitano de Responsabilidad Social es bastante activo y se reúne una vez al mes. “Se unió a una iniciativa internacional que se llama la ‘Semana de la sostenibilidad’ que este año se cumplió en abril. Además, cada año hay activaciones para generar conciencia entre los habitantes del distrito metropolitano”.

Gómez comenta que al ser un asunto voluntario no existe un sistema de medición que permita conocer cómo las empresas se van sumando a la RSE. Pero asegura que cada vez hay más conciencia en el tema. “Vemos que crecen proveedores que son parte la economía popular y solidaria, hay empresas que van más allá de las normativa en temas ambientales y en general se nota un cambio de cultura corporativa”.

Un punto en particular al que se refiere Gómez es el papel de los milenial en la RSE. Según la vocera de Ceres, ellos vienen con un nuevo chip y quieren trabajar por una causa más que por un negocio per se. “Son emprendedores sociales que quieren solucionar problemáticas sociales, generando utilidades para subsistir, pero más vinculados hacia las causas”.

Gómez añade que en las compañías familiares, que conforman más del 90% del tejido empresarial en el país, también se nota una tendencia creciente hacia incorporar conceptos de responsabilidad social. “Una sociedad más justa genera buenos negocios para una empresa”, concluye Gómez.