placeholder
Daniel Torres es el gestor del negocio Las Hamburguesas del Gato. Tiene tres locales en Quito. Foto: Galo Paguay/ LÍDERES

Daniel Torres es el gestor del negocio Las Hamburguesas del Gato. Tiene tres locales en Quito. Foto: Galo Paguay/ LÍDERES

Esta receta se expande con tres locales

20 de diciembre de 2016 16:53

Más de 10 variedades de hamburguesas; de pollo, de res o para vegetarianos. Todas con nombres felinos como la ‘cheese miau’ o la siamesa.

Esa es la identidad de las Hamburguesas del Gato. Este emprendimiento creado hace seis años ya tiene tres locales, todos ubicados en el norte de Quito.

Daniel Torres es el gestor del negocio. El quiteño de 31 años afirma que la frase “el tiempo de Dios es perfecto” llegó en momentos en los que el chef se encontraba en un “limbo” profesional.

A sus 24 años, Torres tenía la consigna de tener un negocio propio. En un principio, inició con un pequeño negocio de almuerzos ubicados en La Prensa. Luego pasó a organizar eventos, aunque el chef detalla que el gusto por elaborar comida fue su primera motivación.

En octubre del 2010 formó una sociedad para emprender con Las Hamburguesas del Gato. Pero no funcionó y negoció con sus dos ex socios para quedarse con la marca. Desde entonces Torres maneja el emprendimiento en Quito.

“El nombre del negocio no se debe a que tenga como mascotas a los gatos, sino al color verde de mis ojos”, cuenta Torres quien estudió gastronomía en el Instituto Iliades, en Quito.

La calidad, frescura y precios de sus hamburguesas son el toque especial de Las Hamburguesas del Gato. Además, la receta secreta de la mayonesa, el ají y la cocción en parrilla de la carne -de 140 gramos- son otros de los valores agregados.

Desde que Las Hamburguesas del Gato abrió su primer local ubicado en el sector de la av. Río Coca -norte de la capital-, Torres se encarga de darle su sazón a las hamburguesas.

Para esto, prepara los ingredientes en la planta de producción ubicada en el sector de Las Casas, norte de Quito. En el lugar procesa las 800 libras de carne de res, por ejemplo, que compra a la semana. Además, elabora la mayonesa y el ají con un toque que no lo revela.

Sus principales proveedores son cadenas de supermercados y Gustapan, por ejemplo.
Roger Cuenca, gerente de Operaciones de Gustapan, indica que le provee de pan para hamburguesa hace más de cuatro años. La relación comercial entre ambos se ha fortalecido, dice.

Güipi es otro proveedor. Danilo Hervas, vocero de esta compañía, cuenta que le entrega a Torres 20 kilos de champiñones a la semana, y recuerda que iniciaron con entrega de cinco kilos semanales hace cinco años.

Al tener aceptación en las hamburguesas, en el 2014 se inauguró un segundo local en el sector de La Pradera. Y hace cuatro meses se abrió un tercer establecimiento -el más grande- en La Floresta.

Para fines de este año, Las Hamburguesas del Gato tiene dos objetivos: posicionar el servicio a domicilio en toda la ciudad y ampliar su menú a más de 10 categorías. Se incluirán tablitas, cortes de carne, costillas de cerdo y alitas, por ejemplo.

También se implementará una heladería y dulcería a precios asequibles, dice Daniel Torres. Para esto calcula invertir un aproximado de USD 3 000 para adquirir materia prima.