placeholder
En el restaurante Tandana, ubicado en Guápulo, se ofrecen platos veganos. Pedro Bermeo (derecha) es el administrador del negocio. Foto: Paúl Rivas / LÍDERES

En el restaurante Tandana, ubicado en Guápulo, se ofrecen platos veganos. Pedro Bermeo (derecha) es el administrador del negocio. Foto: Paúl Rivas / LÍDERES

Este restaurante es vegano y activista

20 de febrero de 2017 16:37

El mirador de Guápulo, en el norte de la urbe, ofrece una opción diferente a los visitantes: unas delicias veganas y una vista panorámica de la ciudad.

Ambas actividades pueden realizarse en el interior del restaurante Tandana, que abrió sus puertas hace seis meses. Pero su construcción duró casi un año.

Este espacio se levantó de la mano de la Fundación Libera, que vela por los derechos de los animales y se constituyó en el 2011. La idea surgió con el objetivo de reunir fondos para las actividades de la fundación, por lo que es un negocio sin fines de lucro. Así lo explica Pedro Bermeo, administrador del restaurante y voluntario fundador de Libera.
El restaurante, ubicado en la parte inferior del mirador, refleja una mezcla de cuidado ambiental, salud, sabor y comercio justo.

En el primer punto destaca la decoración. Las mesas y sillas son de pallets (cajas de madera, que separan los bloques de cemento), que fueron elaboradas por los miembros de la Fundación.

El mismo material se utilizó para elaborar el mostrador, donde se exhiben postres como pasteles, galletas o ‘pies’ veganos. Ese es el valor agregado que tiene este negocio, afirma Bermeo. En el mostrador, además, se muestran cartillas con información de las actividades que realiza Libera.

El apoyo a la Ley Orgánica de Bienestar Animal (LOBA), la defensa del Parque Nacional Yasuní o las razones del veganismo son parte de la información que se expone en este espacio, que no solo ofrece alimentos veganos sino que es un espacio en el que se puede reflexionar sobre la necesidad de cuidar el ambiente y a los animales por medio de este estilo de vida: veganismo.

Otro de los mensajes, que busca posicionar esta agrupación animalista, es la salud de las personas. Lo demuestran con la preparación de sus platillos con productos orgánicos.

Para esto tienen cuatro proveedores del sector de Guápulo, que entregan verduras y hortalizas cultivadas en sus huertos orgánicas, señala Bermeo, quien destaca que es un emprendimiento de cuatro mujeres, que apuestan por una alimentación saludable.
Sin duda, en Tandana, que recibe a unas 1 000 personas al mes, se trata de resaltar el sabor en cada plato vegano como la pizza, que incluye albahaca, aceitunas, pimiento, piña y otros sabores. Un verdadero manjar en la boca, indica Manuel Fueres, un cliente.

Según Bermeo, con la apertura de Tandana, además, se espera que las personas entiendan que la comida vegana es deliciosa y no sin sabor como piensan las personas, comenta el joven de 25 años.

Al ser un restaurante que apoya el cuidado ambiental y el bienestar de los animales, también, decidieron fortalecer el comercio justo con los productores nacionales.
Bermeo indica que no son un grupo nacionalista pero que sí apoyan al productor pequeño y ecuatoriano. En el restaurante, por ejemplo, hay productos como Wá, una bebida carbonizada de sabores típicos como la flor de jamaica o el limón.

La bebida se ha convertido en una de las favoritas de los comensales, que buscan no solo comer sino disfrutar de un tiempo agradable en familia o con amigos.

Virginia Lugo es la chef del restaurante, que realiza las delicias veganas cada día. Asegura que la comida que se realiza en este espacio es 100% natural y vegana. “No es lo clásico que las personas esperan como una ensalada, son platos como pizza, hamburguesa, platos ecuatorianos como la sopa de quinua”.

Esta chef venezolana comenta que lo positivo y diferente del restaurante es que es un restaurante activista sin fines de lucro. “Lo levantamos para seguir con nuestros proyectos”.

Lugo, incluso, resalta que es un espacio inclusivo para todos quienes amen la buena gastronomía.

El restaurante, que se levantó con una inversión de USD 50 000, tiene la ayuda de los miembros de Libera, ya que hicieron mingas, trueques para adecuar el lugar, que fue entregado en “malas condiciones”, según Bermeo.

Los integrantes de la Fundación se comprometieron a adecuar el espacio y hacer obras en los alrededores de Tandana. En este año se inaugurará un espacio cultural para que los artistas tengan la oportunidad de presentar su arte.