placeholder
Marcos Fioravanti y el equipo de trabajo de Ambiente Creativo. La empresa, con base en Guayaquil, cuenta con la certificación Sistema B. Foto: cortesía Impaqto

Marcos Fioravanti y el equipo de trabajo de Ambiente Creativo. La empresa, con base en Guayaquil, cuenta con la certificación Sistema B. Foto: cortesía Impaqto

La sostenibilidad es la meta

14 de diciembre de 2016 16:13

Al terminar la universidad, el guayaquileño Marcos Fioravanti se dio cuenta de que la manera en que los sistemas productivos funcionan debe ser replanteada para producir un correcto desarrollo sostenible y las futuras generaciones no sean afectadas.

Entonces, este joven ecuatoriano se propuso trabajar, reunir conocimientos y convertirse en emprendedor social para llevar a cabo ideas que generen conciencia sobre la sostenibilidad. Con ese concepto en mente Fioravanti ha logrado emprender varios proyectos en temas de ecoeficiencia, manejo de desechos, conservación ambiental, normativas ambientales, agua y saneamiento y desarrollo comunitario.

Marcos entendió que las diferentes problemáticas socioambientales pueden convertirse en una oportunidad para encontrar soluciones a problemas ambientales cotidianos.
Así nació Ambiente Creativo, con la filosofía de no perseguir el valor económico de manera exclusiva, sino de contribuir al desarrollo sostenible desde el sector privado, a partir del desarrollo de productos y servicios innovadores. Esta joven empresa trabaja procesos humanos a través de un enfoque técnico, usando y promoviendo la creatividad en diseño y comunicación para lograr sus objetivos.

Es además la primera empresa en Guayaquil Sistema B certificado. El modelo de empresas B es una tendencia global y cuenta hoy en día con casi 2 000 empresas en 50 países y 130 sectores con un fin: que un día todas las compañías compitan por ser las mejores para el mundo, y como resultado, la sociedad camine hacia estadios de bienestar compartido y durable.

“El principal producto que Ambiente Creativo ofrece es el ejercicio de sostenibilidad corporativa, que permite saber a las empresas en qué y cuánto invertir en temas ambientales, cumplir con temas de responsabilidad social y reducir riesgos para sus negocios”, cuenta Fioravanti.

Entre los logros de la empresa está haber establecido la comunidad más grande del país de reciclaje con clasificación en la fuente y con centro de aprovechamiento de residuos; cofundaron la Red Daule, desde que se creó el primer Fondo de Aguas para la conservación de la cuenca del río Daule (uno de los de mayor importancia socioeconómico para el país); también, desarrolló el programa de Ecoeficiencia educativo que ganó el premio Latinoamérica Verde 2013, y codesarrollaron un sanitario financiado y premiado por la fundación Bill & Melinda Gates.

Ambiente Creativo planea continuar creciendo en el futuro cercano como una organización de impacto, que logre mayor réplica en cada proyecto, que sus ideas sigan siendo cada vez más grandes y traspasen fronteras como lo han logrado en varios países de Asia, África y América.

Como una reflexión a futuros emprendedores sociales, Marcos Fioravanti insiste en que lo principal es tener paciencia, ser persistente en el trabajo y cuando exista la oportunidad, trabajar en equipo junto a otras organizaciones porque de esta manera es como el trabajo florece.