placeholder
Xavier Torres fue presidente de la Asociación Ecuatoriana de Software. Con Yagé maneja una serie de alianzas con firmas extranjeras; también participa en conferencias. Fotos: Diego Pallero / LÍDERES

Xavier Torres fue presidente de la Asociación Ecuatoriana de Software. Con Yagé maneja una serie de alianzas con firmas extranjeras; también participa en conferencias. Fotos: Diego Pallero / LÍDERES

En 20 años levantó una firma experta en lo digital

27 de diciembre de 2016 11:54

Hace 20 años Xavier Torres y sus socios de la empresa Yagé no tenían una oficina propia. Los cuatro fundadores de esta agencia digital trabajaban desde sus casas y recorrían las calles de Quito anunciando sus servicios, entre los que se contaban contenidos multimedia en CD, diseño de páginas web, desarrollo de software, entre otros.

Torres era un emprendedor. Estaba recién graduado de la carrera de ingeniería de sistemas de la Pontificia Universidad Católica de Quito y quería levantar una empresa. Del trabajo en sus casas y recorriendo las calles, Torres y su equipo ‘saltaron’ a una casa. “Allí teníamos nuestras computadoras, un futbolín y música”.

Hoy en día la empresa que fundó Torres ocupa una oficina moderna y lúdica, en el norte de Quito. Los espacios abiertos y coloridos están acompañados de plantas naturales y césped artificial, así como de paredes-pizarrones de tinta líquida. No hay paredes, solo contadas divisiones de vidrio que permiten el paso de la luz natural. Los grandes monitores de las computadoras también son parte del entorno creativo.

En su oficina, en la que destaca un escritorio de aluminio y vidrio acompañado de sillas color rojo, Torres recuerda que lo que hoy es Yagé arrancó como un proyecto, que empezó “algo desordenado, y que se fue profesionalizando hasta incorporar a un equipo especialistas. La motivación era estar en un lugar donde disfrutábamos de lo que hacíamos. Esa esencia se mantiene hoy en día”, cuenta el fundador de Yagé y CEO de XIY / Media; esta última empresa se especializa en la planificación de medios en Internet y TV Pagada.

Entre las dos compañías suman cerca de 200 anunciantes que confían en el talento de Torres y su equipo, conformado por 30 personas entre publicistas, diseñadores, programadores, community managers y otros profesionales. Todos están enfocados en el marketing digital, una rama que para Torres ha tenido una evolución muy acelerada. “Pasó de ser una promesa a convertirse en parte esencial de cualquier plan estratégico de una compañía. Tanto, que ya no se habla de marketing digital, solo de marketing”, dice con tono claro y seguro.

Uno de los principales retos que enfrentó este emprendedor fue atravesar lo que en el mundo del emprendimiento se conoce como el valle de la muerte, el período -de unos siete años- que debe superar todo emprendimiento para considerarse sostenible. “Estábamos creando un negocio que no existía, una categoría casi sin referentes en el medio y en el extranjero. El reto fue crear, no desanimarse y a pesar de resultados en contra seguir adelante. Para esto nos apoyamos en la tecnología”, cuenta este ejecutivo, padre de familia y declarado melómano que disfruta del jazz, el rock, el tango o el pop por igual en su tiempo libre.

David Villagómez es el director de Operaciones de Yagé. Él asegura que la empresa siempre busca nuevos negocios y se aventura para marcar un camino. “Todo se ha logrado con la visión de Xavier”.

También, comenta que Torres es muy respetuoso, no es de esos jefes que tienen un trato duro. “Con él, los llamados de atención no son el típico jalón de orejas, más bien son como charlas para aprender. Esto es posible por que es un buen estratega”.

Ernesto Kruger, fundador de Kruger Corp. y Kruger Labs, describe a Torres como un especialista en advertising digital.

“Pienso que es un profesional muy bueno en lo que hace y que basa todo lo que hace en datos y estadísticas”. El fundador de Yagé fue predecesor de Kruger en la presidencia de Asociaxión Ecuatorian de Software.

Torres mantiene una agenda de trabajo acelerada y guarda un espacio para su familia. Reuniones con clientes dentro y fuera de la oficina, viajes de trabajo al extranjero, planificación estratégica se combinan con el tiempo que le dedica a su esposa y sus dos hijos.

También se da tiempo para cultivar la fotografía de paisajes, uno de sus principales pasatiempos, así como para probar diferentes recetas de cocina en la intimidad del hogar, aunque reconoce que no tiene un platillo predilecto.

Al hablar de su trayectoria, Torres asegura que lo alcanzado tiene que ver con la cultura emprendedora que la desarrolló con los años y que hoy la promueve con su equipo. “Esta cultura es el elemento que hace que permanentemente tenga la motivación de seguir construyendo cosas”.

Además, recuerda que hace dos décadas, su iniciativa causaba sorpresa, pero también ternura “por ser un equipo de jovencitos soñadores”. Ahora, dice este ejecutivo, el emprendedor es bien calificado por ser una persona que quiere hacer algo distinto.