La ONU advierte que los océanos del mundo seguirán calentándose y continuará el deshielo.  Foto: Archivo / LÍDERES

La ONU advierte que los océanos del mundo seguirán calentándose y continuará el deshielo. Foto: Archivo / LÍDERES

Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 2
No 0

El cambio climático pone en riesgo el desarrollo del planeta

13 de agosto de 2018 11:07

Los datos que alertan sobre el cambio climático son preocupantes. Entre otros tenemos que entre 1880 y 2012, la temperatura media mundial aumentó 0,85 grados centígrados. Esto quiere decir que por cada grado que aumenta la temperatura, la producción de cereales se reduce un 5%, aproximadamente.

Los océanos se han calentado, la cantidad de nieve y de hielo ha disminuido, y ha subido el nivel del mar. Entre 1901 y 2010, el nivel medio del mar aumentó 19 cm, pues los océanos se expandieron debido al calentamiento global y al deshielo.

Las emisiones mundiales de dióxido de carbono (CO2) han aumentado casi un 50% desde 1990. Y entre el 2000 y el 2010 se produjo un incremento de las emisiones mayor que en las tres décadas anteriores.

La ONU asegura que el cambio climático es consecuencia de la actividad humana y está amenazando la actual forma de vida y el futuro del planeta. “Haciendo frente al cambio climático podremos construir un mundo sostenible para todos. Pero tenemos que actuar ahora”, dice el organismo.

Hay más información a tomar en cuenta. Los fenómenos meteorológicos extremos y el aumento del nivel del mar están afectando a las personas y sus bienes en los países desarrollados y en los países en desarrollo. “Desde un pequeño agricultor a un empresario, el cambio climático afecta a todos, y especialmente a las poblaciones en situación de vulnerabilidad”.

Si no se controla, el cambio climático anulará muchos de los avances logrados en los últimos años en materia de desarrollo. También puede agravar amenazas actuales, como la escasez de alimentos y de agua, lo que puede provocar conflictos. “No hacer nada nos costará mucho más que adoptar ahora medidas que generarán más puestos de trabajo, una mayor prosperidad y una vida mejor, al tiempo que reducirán las emisiones de gases de efecto invernadero y reforzarán la resiliencia al clima”, añaden la ONU y Pacto Global Ecuador.

En Ecuador, en el 2017 el INEC decidió buscar información sobre las prácticas ambientales en los hogares a escala nacional. Ese año, el 47,47% de los hogares ecuatorianos clasificó los residuos. El principal desecho clasificado fue el plástico (32,98%), seguido de los orgánicos (27,01%), papel y cartón (21,37%) y vidrio (12,69%).

También se supo que ocho de cada 10 hogares utilizaron pilas, pero solo el 9,43% emplearon pilas recargables. Según el INEC, el año pasado los hogares que generaron desechos peligrosos y especiales los depositaron con el resto de la basura. Allí se incluyeron desechos farmacéuticos, aceite y/o grasas de cocina y desechos eléctricos o electrónicos.

En este contexto, el sector privado tiene un rol. A escala global y local, las empresas están aportando soluciones climáticas mediante la innovación y las inversiones a largo plazo en eficiencia energética y en desarrollo con bajas emisiones de carbono.

Muchas se han sumado a la Agenda de Acción por el Clima, una iniciativa nacida en el marco de la Cumbre sobre el Clima celebrada en Nueva York el 2014, para que gobiernos, empresas y la sociedad civil colaboren.

Las empresas pueden ser parte de la solución si se comprometen a eliminar las emisiones de carbono de sus operaciones y cadenas de suministro. Pueden hacerlo reduciendo la huella de carbono de sus productos, estableciendo metas para la reducción de las emisiones de carbono, invirtiendo en el desarrollo de productos y servicios innovadores, etc.