Lissette Arellano inició como emprendedora con la creación de un portabebés, junto a su hermana, en 2017. Foto: Enrique Pesantes / LÍDERES

Lissette Arellano inició como emprendedora con la creación de un portabebés, junto a su hermana, en 2017. Foto: Enrique Pesantes / LÍDERES

Redacción Guayaquil
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 15
No 2

El coworking que impulsa el talento y la experiencia femenina

19 de febrero de 2019 09:30


Lissette Arellano camina entre las nueve oficinas que creó para Co-Madres Coworking. Cada una tiene un valor diferente: contribuir, colaborar, coexistir. Se siente satisfecha con la vitrina de emprendimientos que poco a poco se ha ido llenando y que por ahora ya suman 15 marcas, en el área de Co-Market.

A sus 34 años decidió que era momento de alejarse del trabajo convencional y crear uno propio, no solo para ella sino para cualquier mujer que necesite pasar tiempo en familia y trabajar al mismo tiempo.

Los quehaceres domésticos, entre ellos el cuidado de los hijos, ocupan 24 horas en promedio a la semana del tiempo de una mujer. Así se determinó en la Encuesta Específica de Uso de Tiempo de 2012, elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).

La iniciativa de Co-madres quiere incidir en esa realidad y crear una comunidad de mujeres que se apoyen mutuamente con sus experiencias dando talleres. Que la maternidad no sea un obstáculo para emprender y que quienes deseen cuidar de sus hijos los puedan llevar hasta su oficina. Todo en un mismo sitio.

Entre los servicios que ofrece el lugar está el Baby Care, que puede acoger desde niños recién nacidos hasta de 5 años. El patio del lugar está siendo adecuado para la creación de huertos y otras actividades al aire libre que sirvan para los menores de 5 a 9 años.

“Espero que Co-madres sea un ejemplo para muchas empresas, para que se enfoquen en acomodar a la mujer cuando se reintegran en el área laboral después de ser madre”, explica Arellano, cofundadora del espacio con el apoyo de su esposo, Brad Hilgert, que también financió la idea.

Para esta mujer, la maternidad todavía es incomprendida en algunas empresas ecuatorianas. Ella tiene dos hijas y está embarazada. “En Estados Unidos sí hay empresas que te apoyan cuando quieres llevar a tus hijos, de pronto tener un corral en tu oficina, sobre todo los primeros meses que son chiquititos”, recuerda Arellano sobre los 6 años que vivió en ese país y al recordar ciando nació su primera hija.

Además, aunque el proyecto fue pensado para mujeres, no está cerrado a la participación de hombres. “Es bonito ayudar a los que realmente están empoderados en su rol de paternidad”.
Co-Madres empezó su funcionamiento a finales del año pasado, y desde el 24 de enero está inaugurado oficialmente. El recibimiento fue bueno y ya hay ideas de expansión.

A mediano plazo se quiere integrar un departamento ubicado en la misma locación para alquilarlo a través de AirBnb, para que personas que quieran hacer negocios en la ciudad también tengan disponible el espacio de trabajo.

A largo plazo la intención es abrir sucursales en Guayaquil y Quito. “El negocio te dirá cuáles son las tendencias. Ahora el negocio te dice que hay una necesidad de compartir y escuchar la experiencia del otro, o la otra en nuestro caso”, afirma Arellano, especialista en administración de empresas y con un MBA.