La producción de los deshumidificadores de Novatecnica se cumple en Cuenca, en la firma Tarpuq, especializada en manufactura electrónica. Fotos: Xavier Caivinagua para LÍDERES

La producción de los deshumidificadores de Novatecnica se cumple en Cuenca, en la firma Tarpuq, especializada en manufactura electrónica. Fotos: Xavier Caivinagua para LÍDERES

Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 24
No 1

Electrónica contra la humedad

29 de enero de 2019 12:07


La humedad es un problema que afecta a casas, edificios, y otras estructuras diseñadas y levantadas por el ser humano. En Italia, por ejemplo, los monumentos históricos que tienen siglos de historia sufren de este problema. En ese país europeo, con uno de los patrimonios culturales más importantes del planeta, una de las acciones para enfrentar la humedad y evitar que esta dañe lugares llenos de historia es el uso de equipos deshumidificadores.

Estos son dispositivos que generan un campo electromagnético que impide el avance de la humedad en pisos y paredes. Giovanni Restuccia, un empresario italiano radicado en Ecuador desde la década de los 70, pensó que esos deshumidificadores podían funcionar en Ecuador.

Así fue que este empresario se decidió a importar los dispositivos, que se asemejan a un cajetín de una alarma de casa. Sin embargo, Restuccia quería levantar una empresa que dejara réditos económicos al país. “Siempre tuve la idea de aportar con algo al Ecuador, país que me acogió”.

Con estos equipos en mente, Restuccia fundó Novatecnica en el 2016. El negocio arrancó y empezó a sumar clientes, aunque con algunas dificultades porque la gente no entendía como un dispositivo electrónico podía combatir la humedad.

El italiano no se dio por vencido y empezó a buscar la manera de producir los deshumidificadores en suelo ecuatoriano. Entonces este emprendedor supo de la empresa cuencana Tarpuq, especializada en la manufactura electrónica.

Así fue que Restuccia se reunió con los ejecutivos de Tarpuq y les explicó que requería fabricar localmente el dispositivo. Las empresas llegaron a un acuerdo en el 2017: Novatecnica tenía los diseños y los conceptos del deshumidificador. Y Tarpuq contaba con la tecnología para desarrollar la parte electrónica de estos aparatos.

La producción arrancó a mediados de 2017. La inversión destinada fue de cerca de un millón de dólares, según detalla Paolo Restuccia, gerente comercial de la empresa, que tiene su oficina en el norte de Quito.

Pablo Tamariz, gerente de Investigación y Desarrollo de Tarpuq, recuerda que Restuccia buscaba un aliado para producir. “Él nos facilitó información sobre la parte conceptual y los principios de funcionamiento del dispositivo”.

El área de investigación y desarrollo de la compañía cuencana hizo un análisis y generó una versión ecuatoriana del deshumidificador, que se comercializa con la marca Qiblí. “Se le agregaron prestaciones. Se incluyó un sensor que va en la pared y que transmite datos de forma inalámbrica”.

Para Tamariz, estas alianzas entre empresas como Novatecnica y Tarpuq permiten crear un ecosistema tecnológico para hallar soluciones innovadoras en el mercado local.

El posicionamiento del dispositivo ha sido uno de los mayores retos que enfrentó Novatecnica. Para eso, la empresa cuenta con un equipo de vendedores y un departamento de servicio técnico, que explica el funcionamiento de los deshumidificadores y brinda mantenimiento.

Desde el 2017, la empresa ha instalado alrededor de 300 aparatos, en casas particulares, embajadas, iglesias, museos y otros espacios, según detalla el fundador de la compañía. La mayoría son particulares, como Rodrigo Hernández, quien tiene una casa en el sector de Carcelén, en el norte de Quito.

Él cuenta que su vivienda presentó hace unos años problemas de humedad. Como consecuencia, el piso de parqué se levantó. “Vino un supuesto especialista y me sugirió usar un calefactor para frenar la humedad, pero no funcionó”. Luego, añade Hernández, se enteró de Novatecnica y su producto. Decidió llamarlos.

Hernández cuenta que la empresa instaló el dispositivo en febrero del año pasado “y la humedad se detuvo. Hallamos la solución a un problema molesto”. Además destaca el servicio de mantenimiento.

Ahora, Novatecnica continúa su expansión. El año pasado abrió una oficina en Bogotá, Colombia, y ya tiene clientes que usan el deshumidificador en sus hogares.

Los planes futuros de la empresa incluyen llegar a otros mercados de la región como Chile o Panamá, dice Restuccia, el empresario italiano que muestra con sano orgullo los dispositivos y en especial la etiqueta que va en la parte posterior y que dice “Made in Ecuador”.