El año pasado se produjo un incremento en el precio de los combustibles luego de más de una década. El INEC considera prematuro hablar de impacto por la medida adoptada. Foto: Archivo / LÍDERES

El año pasado se produjo un incremento en el precio de los combustibles luego de más de una década. El INEC considera prematuro hablar de impacto por la medida adoptada. Foto: Archivo / LÍDERES

Carolina Enriquez
redaccion@revistalideres.ec
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 2
No 0

Dos factores impactaron en los datos de inflación anual

16 de enero de 2019 09:30

Las expectativas que generaron los anuncios gubernamentales en diferentes negocios del país y la dinámica económica de la última etapa del año, con una ligera reactivación, le dieron un giro a la cifras de inflación del 2018, según autoridades y analistas.

Cada mes, el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) hace mediciones en 359 ítems para obtener el Índice de Precios al Consumidor. Entre ellos están alimentos, muebles, transporte, etc.

En diciembre pasado, según la entidad, el dato anual de inflación fue de 0,27%. En el 2017 la cifra cerró en -0,20% y entre enero y agosto del 2018 cada mes se registró una inflación anual negativa.

En el último cuatrimestre del año pasado, sin embargo, las cosas cambiaron. Desde septiembre las cifras anuales de cada mes fueron positivas. Para Byron Villacís, exdirector del INEC, había una expectativa mayor de lo que iba a suceder en el resto del año, hubo anuncios sobre el posible retiro de subsidios a los combustibles (en agosto se incrementó el precio de la gasolina súper y se puso en el tapete el ajuste para otros hidrocarburos), etc. “Los comercializadores, antes que los productores, tienden a ajustar precios, según sus expectativas”.

El analista explica, además, que desde inicios del año pasado se registró un crecimiento en el Índice de Brecha de Intermediación, el indicador que mide cuánto sube el precio entre el productor y el comercializador final. “Se ve cuánta plata está ganando el que intermedia o especula (...) En 2017 caía y luego subió en 2018. Su tope más alto fue diciembre pasado”.

Villacís no cree que el país esté viviendo un momento económico en el que los productos, por cuestiones de mayor dinamismo, producción y demanda, estén subiendo de precio. Desde su perspectiva aumentan de valor por “expectativa o especulación”.

Esto lo comparte Larry Yumibanda, presidente del Colegio de Economistas del Guayas. Hubo negocios, dice, que aprovecharon la última etapa del año para ajustar precios por ser, tradicionalmente, la de mayor actividad económica. “Aprovecharon en no hacer rebajas, como en el resto del año, y dejaron las cosas al libre juego de la oferta y la demanda. Además, reaccionaron ante anuncios”, explica.

El mes pasado el Gobierno incrementó el precio de la gasolina eco y extra de USD 1,48 a 1,85.

Por otro lado, dice Yumibanda, la actividad económica no se ha dinamizado del todo. Los negocios, gracias a promociones y ofertas, mantienen las ventas.

Según el Servicio de Rentas Internas (SRI), las recaudaciones de Impuesto al Valor Agregado (IVA) del período enero - noviembre, tomando en cuenta las internas y por importación, fueron 5,97% mayores que en el mismo lapso del año anterior a ese.

Yumibanda explica que, en realidad, la inflación anual en la que cerró el año ha sido casi nula. La variación fue bastante baja.

Roberto Castillo, director encargado del INEC, también asegura que si bien se pasó de cifras negativas a positivas no fue un cambio drástico. “Empiezan a verse ciertos sectores, aunque sea poco, que se comienzan a recuperar. Ellos pueden estar incidiendo en que la dinámica de precios pudieran estar creciendo, aunque sea poco”.

Con relación al impacto del alza de los precios de los combustibles en los otros bienes y servicios considera que es prematuro hablar de ello. El INEC no ha registrado efectos especulativos.

Con relación al período en que se registraron datos negativos de inflación (septiembre de 2017-agosto de 2018), la entidad asegura que el país vivió “un ‘shock’ positivo de oferta, principalmente en el grupo de alimentos y bebidas no alcohólicas, haciendo que los vendedores desplegaran continuas rebajas.Las variaciones anuales negativas también fueron determinadas por factores como la eliminación de salvaguardias y el retorno del IVA al 12%”, que incidieron en la baja precios.

Bienes sin competencia externa suben

La inflación de los rubros de las bebidas no alcohólicas y alimentos decrece de forma sostenida desde el 2015. Foto: Xavier Caivinagua para LÍDERES

La inflación de los rubros de las bebidas no alcohólicas y alimentos decrece de forma sostenida desde el 2015. Foto: Xavier Caivinagua para LÍDERES


Giovanni Astudillo 
Editor (I) redaccion@revistalideres.ec


Los bienes y servicios diversos, el transporte, la salud, la educación, el alojamiento y los servicios básicos son los rubros que más aportaron a la inflación anual del año pasado, según el último informe del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).

Al contrario, los muebles y artículos del hogar, recreación y cultura, alimentos y bebidas no alcohólicas y las prendas de vestir y calzado experimentaron variaciones negativas.

En años anteriores, el segmento de alimentos y bebidas no alcohólicas era uno de los más inflacionarios en la economía ecuatoriana. De acuerdo con información del INEC, a partir de junio de 2015 se observa que la inflación anual de este grupo decrece de forma sostenida y dado su peso en la canasta del Índice de Precios al Consumidor, ha incidido en el comportamiento de la inflación.

El INEC agrega que en la investigación respectiva de este índice se ha observado un incremento de la oferta de los bienes correspondientes al grupo de alimentos y bebidas no alcohólicas, lo cual presiona el precio a la baja.

Además, es un grupo cuyas variaciones están claramente marcadas por la estacionalidad de la producción agrícola y factores climáticos, que determinan la disponibilidad de producción de alimentos en los mercados.

Para el analista económico, Alberto Acosta Burneo, el leve incremento de precios que se registró durante el año pasado, se sustentó principalmente en los servicios, no en la mayoría de los bienes transables, que tuvieron un descenso el 2018. Los bienes transables son los que se pueden exportar e importar.

Acosta Burneo explica que estos últimos tienen más competencia en la actualidad y, por ende, los precios tienden a reducirse. Los productos importados llegan a costos menores debido a la apreciación del dólar en el exterior y a la reducción de aranceles por el acuerdo comercial con la Unión Europea, destaca este analista.

Otra causa es que la economía recibe menos dólares si se compara con los años anteriores y el Gobierno cada vez tiene más problemas para endeudarse e inyectar dinero, dice Acosta. Por ello, las ventas de los comercios e industrias no superan o igualan a las registradas en años anteriores.

El presidente de la Cámara de Industrias, Producción y Empleo de Cuenca, Roberto Maldonado, agrega que los precios de los bienes transables no suben porque es más difícil vender por la falta de liquidez de los consumidores.

Según él, los empresarios decidieron sacrificar sus utilidades para reducir los precios y poder vender su mercadería. Además, invierten más en la gestión de ventas y ofrecer promociones y descuentos para ser competitivos.

En cambio, los servicios y bienes no transables (aquellos no susceptibles de ser comercializados en otro país) no tienen esa competencia externa que ofrece precios menores, por lo que hay productos que han subido, aunque en porcentajes bajos durante el 2018, señala el decano de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Cuenca, Rodrigo Mendieta.