María Cecilia Holguín es cofundadora de Lila. Cuenta los desafíos que enfrentan las mujeres para equilibrar el trabajo con la maternidad.

María Cecilia Holguín es cofundadora de Lila. Cuenta los desafíos que enfrentan las mujeres para equilibrar el trabajo con la maternidad. Foto: Patricio Terán / LÍDERES

Carolina Enriquez
redaccion@revistalideres.ec
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 5
No 0

María Cecilia Holguín: ‘Las madres sí pueden cumplir sus sueños profesionales’

2 de abril de 2020 12:44

Luego de que María Cecilia Holguín volviera al trabajo, tras su periodo de maternidad, las cosas no pudieron seguir como antes. Así inició el camino para crear junto a su socia, Isabel Jácome, una empresa que impulsa el acceso al trabajo de mujeres madres.

Esta profesional se graduó en marketing, comunicación organizacional y relaciones públicas en la Universidad San Francisco de Quito y tiene una maestría en periodismo de viajes y turismo en la Universidad Autónoma de Barcelona.

Laboró en diferentes empresas en el área de marketing y turismo, en el sector privado y público. “Fui mamá, renuncié y fue ahí donde nació mi emprendimiento, que surgió de una necesidad propia. Siempre quise tener mi propio negocio, lo tenía pendiente”.

Se trata de Lila, empresa que incentiva modalidades de flexibilidad laboral y medidas de conciliación familiar en compañías. La necesidad de que las madres sigan dentro del mercado laboral fue un impulso para su desarrollo.

Negocio

“La empresa está enfocada en el área de recursos humanos y ni mi socia ni yo éramos especialistas en eso. Nos tocó asesorarnos, tener mentores, hacer certificaciones, etc. Sin embargo, el sentido común y el sentir la problemática de ser madres y seguir trabajando a través de la flexibilidad nos ayudó mucho”.

La actividad profesional

“Nuestro objetivo como empresa es que más mujeres se incorporen en el mundo laboral con medidas más flexibles. Tenemos muchos roles que cumplir como madres, hermanas, profesionales, hijas, esposas, etc., y los cumplimos todos de la mejor manera. Sin embargo, creo que las empresas deben entender la realidad que vivimos. Podrían comprender y aplicar cosas mínimas como permitir a las madres entrar antes y salir antes, dar la libertad que se necesita. Eso nos podría ayudar a lograr un balance y sacar todo nuestro potencial.

Como organización hicimos un estudio en el 2017 en el que hablábamos de la competencia de las mujeres, las madres y de los hombres. Allí se mostraba un comparativo que indicaba que las madres tenemos niveles más altos de compromiso, de enfoque de objetivos, liderazgo, orden, organización, etc.

Hay la necesidad de como mujer seguir cumpliendo sueños a la par que se es madre. No es justo que luego de tener un hijo quede todo ahí. Hay que tratar que ambas cosas se cumplan.
Eso se debe realizar con orden y organización. Sin embargo, existen algunos factores externos que hay que enfrentar: la modalidad tradicional de trabajo en las empresas, una falta de parentalidad y responsabilidad compartida, etc.

Hay un tema de mentalidad en la cabeza de muchos jefes o gerentes que dicen que un determinado cargo debe ser solo para un hombre. Por otro lado, es importante que las mujeres nos hagamos ver, que contemos nuestros logros, decir aquí estamos. Es muy importante. Los hombres siempre lo hacen”.

Empresas

“Estamos trabajando con algunas compañías y ya tienen ese chip flexible. Ya están implementando teletrabajo, analizando los cargos para saber qué otras modalidades se pueden adaptar, etc. Falta mucho por analizar qué está detrás de cada trabajador, no solo de las mujeres o las madres.

Hay que saber qué vidas hay detrás: si tienen un emprendimiento, si se hacen cargo de un adulto mayor, si tienen otra actividad luego del trabajo.

Estamos incentivando que se vea eso a través de una certificación, que es de Empresas familiares responsables. Habla de lo importante de lograr un equilibrio entre lo familiar, lo personal y lo profesional. La idea es que haya calidad de vida.

Si una empresa se enfoca en eso seguramente ese colaborador no se va a ir de la empresa, va a estar totalmente motivado, su compromiso será alto”.

Colaboración

“Lanzar un emprendimiento ha sido durísimo. Lila tiene un toque social. El objetivo fue tratar que más mamás no vivan lo mismo que nos tocó vivir.

Tenemos registradas 6 000 madres en nuestra base de datos. No fuimos las únicas que vivimos eso. Debe haber muchas más que están en la misma situación. La mujer puede seguir cumpliendo sueños a la par que se es madre.

Colocar a una madre en un trabajo y recibir una respuesta diciendo mil gracias genera un gran sentimiento. Sentimos que estamos aportando al país”.