El pasado lunes los estudiantes de una escuela recibieron su capacitación en programación a las 09:00. Foto: Vicente Costales / LÍDERES

El pasado lunes los estudiantes de una escuela recibieron su capacitación en programación a las 09:00. Foto: Vicente Costales / LÍDERES

Redacción Quito (I)
redaccion@revistalideres.ec
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 6
No 1

Universitarios capacitan a niños en programación

28 de diciembre de 2018 09:21

En los laboratorios de computación de las escuelas José María Velaz y Emaús, a cargo de la Federación Internacional Fe y Alegría, 183 niños de entre 10 y 11 años aprenden a programar gracias a la enseñanza de estudiantes de la Universidad Católica del Ecuador (PUCE).

Esto se logró tras el convenio que suscribió la institución de educación superior con la fundación Progracademy, con sede en España. La idea es ofrecer a los pequeños competencias para desenvolverse en el siglo XXI: computación, pensamiento crítico, creatividad, comunicación, colaboración y carácter.

Francisco Rodríguez, coordinador de prácticas pre profesionales de la carrera de Ingeniería en Sistemas de la PUCE, explica que la planificación y el desarrollo del proyecto arrancaron a inicios de año, mientras que la parte operativa en septiembre, al iniciar el año lectivo de Sierra-Amazonía.

Durante el verano cuatro profesores y 15 alumnos, estos últimos de entre cuarto y sexto semestre, se capacitaron con Progracademy para la enseñanza. Los primeros, catalogados como master coach, son una guía para los universitarios; los segundos, enseñan a los pequeños de manera virtual.

Este proyecto ya se desarrolló en Venezuela hace dos años en una escuela de Fe y Alegría de Caracas. La Universidad Andrés Bello, de padres jesuitas al igual que la PUCE, es una de las dos que colabora en ese país.

La experiencia exitosa permitió que la iniciativa de Progracademy se repitiera en Ecuador. Valeria León gerencia el proyecto, mientras que Germán Gil coordina operaciones de aprendizaje.

Tanto maestros como alumnos universitarios resaltan los resultados alcanzados en las dos escuelas locales. Hay niños que, incluso, prefieren no salir a recreo hasta acabar con la programación asignada ya que aprenden jugando.

“Se les enseña a través de un lenguaje de programación que se llama Code. Lo desarrolló el Massachusetts Institute of Technology (MIT). Es gráfico, orientado a los niños”, comenta Rodríguez.

Las clases se imparten lunes y jueves. Son cuatro horas por semana, dos son teóricas y dos en el laboratorio de computación.

La capacitación funciona de tal manera que uno de los universitarios envía las instrucciones a través de una computadora. En el aula, los niños, usando comandos, ponen en marcha lo solicitado.

Cuando se presenta alguna consulta los universitarios ayudan a que los mismos niños encuentren la solución. Además, hay un profesor de la propia escuela que se encuentra en el momento de clases.

Para la madre Maribel Vásquez, rectora de la escuela José María Velaz, a través del aprendizaje de programación los niños van a obtener competencias que les permitirán crecer académicamente. Algunos las podrán poner en práctica en la especialidad de informática, si es que la adoptan en secundaria, o en el mundo laboral.

Actualmente, el proyecto capacita a niños que están en los últimos niveles de escuela, pero la idea es que luego se enseñe a estudiantes de otros cursos.

Para alumnos tutores de la PUCE como Sofía Cruz, de sexto semestre, la experiencia ha sido enriquecedora. “Avanzar en computación es vital. Buscamos ir a la vanguardia de otros países en nivel de informática.”

Mientras que Gonzalo Navarrete, de cuarto semestre, está sorprendido de las habilidades que ha desarrollado en cuanto a enseñanza de menores. Asegura que el proceso es un ganar-ganar pues pequeños y tutores aprenden y solucionan dificultades juntos. “La programación es importante para los estudiantes de educación inicial porque les ayuda a resolver problemas y el desarrollo cognitivo (...) puedo seguir el progreso de ellos. No es una clase magistral. Soy más un entrenador que un profesor. Tengo a mi cargo, aproximadamente, 16 niños”.

La idea de la PUCE es que este proyecto se aplique, a futuro, en 50 escuelas. Progracademy, en la capacitación a los tutores universitarios, les da tips para enseñar.

Progracademy explica que su modelo da trabajo voluntario, en línea, está dirigido a estudiantes en prácticas pre profesionales, profesores universitarios y empleados de empresas que tienen programas de responsabilidad social. Estos últimos, aportan 10 horas al año en enseñanza en línea.

Datos

En Venezuela. Estudiantes de Informática y Educación de la Universidad Andrés Bello dictaron clases virtuales para enseñar los elementos básicos de programación y creación de software a niños de sexto grado del colegio Ciudad de los Muchachos de Guarenas, estado Miranda.
Meta. Progracademy tiene como meta difundir las ciencias de la computación en Ecuador. La idea es cerrar la brecha digital que tiene ahora el país.