placeholder
Luis Ugsha es uno de los artistas de Tigua, que buscan mantener el arte de sus ancestros. Su meta es exportar. Foto: Galo Paguay / LÍDERES

Luis Ugsha es uno de los artistas de Tigua, que buscan mantener el arte de sus ancestros. Su meta es exportar. Foto: Galo Paguay / LÍDERES

Los artistas de Tigua ofertan sus tradiciones

23 de agosto de 2016 15:37

Los paisajes de los Andes ecuatorianos y las tradiciones y costumbres indígenas son parte de las creaciones de los artistas de la Asociación Artesanal de Producción Artística de la Cultura Indígena Andina de Tigua, en la provincia de Cotopaxi. Sus 17 integrantes usan la piel de la oveja para pintar cuadros, máscaras, vasijas y más obras de arte.

Luis Ugsha es uno de los artistas de Tigua de la segunda generación. Tiene 34 años y comenzó a pintar desde los 7. Su padre fue su mayor incentivo para continuar con el arte de los indígenas de esta localidad. “Tratamos de mantener la gama de colores de las artesanías porque para nuestros antepasados cada color tenía un significado”, explica.

Según este artista, quien también es administrador de empresas, los antepasados resaltaban colores como el verde, porque es el color de plantas que ayudan a curar el cuerpo de las personas o les da energía. Además, tenían presente tonos como el amarillo, el azul y rojo. “Guardamos esos saberes para explicar a nuestros clientes o turistas”. Incluso los colores que utilizan en sus cuadros son similares a sus trajes típicos.

Su taller está ubicado en el parroquia de Cutuglagua, en el cantón Mejía. Está en medio de montañas y prados verdes, que le ayudan a que la inspiración salga a flote. Allí tiene máscaras de animales como el oso y el lobo. Además, muestra paisajes donde se destaca el cóndor volando sobre las montañas.

Las ventas por mes de este artista fluctúan entre USD 366 y 1 000. Depende de los pedidos. Lo negativo es que hay meses en los que no tiene pedidos. ¿Qué hace? Seguir pintando porque es su vida.

Ugsha dice que prefiere ser un artista autodidacta, es decir, que aprende día a día, ya que cada trazo es una nueva y enriquecedora experiencia. Pese a eso, él sí enseña a jóvenes que buscan una ayuda. Relata que hace unos meses apoyó a unos jóvenes que buscaban ganarse una beca para estudiar en el exterior. Les dio seis meses de taller y consiguió que ingresen a universidades extranjeras. “Fue una satisfacción”.

La misma alegría siente Juan Francisco Ugsha, padre de Luis. Él es uno de los primeros artistas de Tigua. Pinta paisajes, máscaras, vasijas, cucharas de madera y más objetos. “Hemos avanzado sin ningún apoyo, pero hemos salido adelante y con fuerza”.
Para Juan Ugsha, cada día se perfecciona su arte. “Las pinturas salen de cada vivencia de nuestros antepasados y nuestros símbolos antiguos”.

En el caso de este hombre, quien es padre de ocho hijos, el arte ya estaba en sus manos. Después de unos negocios en la costa ecuatoriana, decidió pintar y regresar a su natal Tigua. Lo logró. “Lo único que necesité es ver los paisajes y sentir cada uno de los trazos”.

Ahora, estos artistas comercializan sus productos en varios sectores de la capital. Los insumos no son baratos. Ellos pintan en cuero curtido, que está a USD 12. Se suman las pinturas que están a 7. Estos valores son por cada cuadro. “Utilizamos materiales de primera calidad. No pintamos con sintéticos porque son contaminantes”. Las pinturas de estos artistas son amigables con el ambiente.

Su meta es exportar sus cuadros y demás artesanías al exterior. Están en conversaciones para que los artistas de Tigua se destaquen en otros países.