placeholder
Teresa Lema inauguró este año un nuevo local en la Plaza Wilson, en el centro de Santo Domingo. En el lugar vende artesanías tsáchilas. Foto: Juan Carlos Pérez para LÍDERES

Teresa Lema inauguró este año un nuevo local en la Plaza Wilson, en el centro de Santo Domingo. En el lugar vende artesanías tsáchilas. Foto: Juan Carlos Pérez para LÍDERES

La cultura Tsáchila fue la inspiración de esta artesana

11 de octubre de 2017 16:19

El colorido de la indumentaria y las tradiciones tsáchilas fueron la inspiración de la artesana Teresa Lema.

Ella tiene un taller en el que elabora artesanías con figuras de mujeres y hombres tsáchilas.
La artesana, radicada en Santo Domingo, ha patentado 60 figuras de tsáchilas elaboradas con porcelanicrón, teca, bambú, caña guadúa, entre otros.

Una de sus últimas creaciones es una lámpara con la figura de una mujer vestida con la indumentaria tsáchila. “Trato de que mis diseños reflejen la realidad de su cultura para que no se pierda”.

Lema realiza este tipo de artesanías desde hace 17 años. Al principio lo hizo en un pequeño taller en su casa. Pero desde hace unos meses decidió instalar un local en la Plaza Wilson, en el centro de Santo Domingo. Lo hizo porque por ese sector circulan turistas, que buscan un obsequio autóctono de la región. “La clientela ya no es la misma y debemos abrir nuevos mercados para que la actividad artesanal no se pierda en la provincia”.

Al principio solo los turistas compraban figuras tsáchilas. Ahora su clientela ha variado y ella debió innovar con artesanías que decoren el hogar para el cliente oriundo de Santo Domingo. Por ejemplo, elabora casas, porta vasos, esferográficos, entre otros.

La santodomingueña Martha Ramos decoró su casa con artículos tsáchilas. En el comedor colocó un reloj y en la mesa tiene un porta vasos, un servilletero y un salero. Ella cuenta que escogió esa decoración porque cada año recibe a huéspedes extranjeros en su casa y quiere que se interesen por la cultura de la zona.

Lema afirmó que pese a que cada artesanía ha nacido de su inspiración, debió estudiar a la nacionalidad para representar correctamente sus prendas de vestir, las líneas negras en el cuerpo y el cabello de los hombres, en el cual colocan achiote como un símbolo de protección contra las enfermedades. “No se trata solo de elaborar una pieza bonita sino de mostrar la cultura. Hacerla visible en el mundo”.

Los mayores compradores de la tienda Artesanías Tsáchilas son personas que viajan al exterior y quieren llevar regalos a sus familiares o amigos. Los llaveros, lámparas, aretes, esferográficos y demás artículos han sido llevado a Europa y EE. UU como regalos típicos del Ecuador.

El operador turístico Sebastián Armijos comenta que las agencias también regalan a sus clientes artesanías de la tienda de Lema. “Les obsequiamos esferos con figuras tsáchilas o marimbas para colocar en las oficinas. Ellos se van felices”, señaló.

También las instituciones públicas y privadas utilizan como decoración las artesanías de la nacionalidad tsáchila. 

Lema afirma que hace falta apoyo para los artesanos por parte de las autoridades. “Solo pedimos que se impulse nuestro trabajo a través de ferias o de un mercado artesanal”. 

Ella afirma que unos 50 de los 100 clientes fijos que tiene el negocio, se contactan en las ferias cantonales y provinciales. “Si se hicieran más ferias en el año, tendríamos la oportunidad de crecer”, dice Lema.