placeholder
En la actualidad, Yanbal tiene un portafolio de 48 tipos de fragancias. Foto: Patricio Terán / LIDERES

En la actualidad, Yanbal tiene un portafolio de 48 tipos de fragancias. Foto: Patricio Terán / LIDERES

El sector de fragancias se recupera

21 de marzo de 2018 07:13

La industria de fragancias en el Ecuador está concentrada casi en su totalidad por las empresas de venta por catálogo. Las marcas que utilizan este medio para llegar al cliente final son las que han logrado posicionarse en el mercado local.

Con el 49% de participación, Yanbal ocupa el primer lugar en ventas. Le siguen Belcorp–que agrupa a las marcas Esika, Cyzone y L´bel– y Avon.

Según datos de la consultora Kantar Worldpanel, firma de investigación de mercados, el sector de las fragancias tuvo una leve recuperación en facturación durante el pasado año, en relación al 2016, que fue un año de recesión económica.

El 70% de la producción de la planta de Yanbal en Ecuador, ubicada al norte de Quito, corresponde a fragancias. La marca de origen peruano fabrica al año 5,5 millones de fragancias y 1,7 millones de colonias o body splash.

Los insumos y materias primas son importados a través de una empresa filial. A excepción del alcohol, que se compra a dos proveedores del Guayas. Las esencias y concentrados, en cambio, provienen de EE.UU., explica Audelio García, director de la planta de cosméticos de Yanbal.

El proceso es muy específico. En los tanques de almacenamiento, ubicados en el área de hidrofragancias, se realiza la mezcla de las esencias y concentrados con el alcohol. Este proceso de maceración dura entre una y cinco semanas, a no más de 20 °C.

Una vez que culmina, se envían las fragancias obtenidas por medio de tuberías al área de envasado, donde en promedio se envasan 20 000 unidades por día, a través de las llenadoras semiautomáticas de líquidos.

97% de ventas de fragancias en Ecuador se hacen por catálogo


La firma produce 48 tipos de fragancias para hombres y mujeres, exclusivas para el mercado ecuatoriano. Musk, Ohm, Temptation y Osadía son algunas de sus marcas ‘top’, siendo su más reciente lanzamiento la fragancia Indomito para caballeros.

Los perfumes para hombres son los más vendidos de la marca. Sin embargo, en el país el consumo de fragancias está liderado por las mujeres, con 52% de participación, según Kantar Worldpanel.

Avon, la tercera empresa de mayor facturación en el sector, destina toda su producción de fragancias para consumo local. La elaboración se cumple a través de aliados estratégicos locales.

La materia prima y los componentes son en un 95% importados, de países como Colombia, México y EE.UU., detalla la firma de origen estadounidense.

Su portafolio se compone de 41 fragancias para hombres y 77 para mujeres. Algunas de sus marcas más vendidas son Far Away, Soft Musk, Imari y Black Suede.

A pesar de que el sector tuvo un mejor desempeño en el 2017, aún no recupera la rentabilidad de años anteriores. Para María Fernanda León, directora ejecutiva de Procosméticos y de la Asociación de Venta Directa (AVD), esto está vinculado con el impacto que ha generado la aplicación del Impuesto a los Consumos Especiales (ICE), que grava productos terminados considerados de lujo, entre ellos los perfumes y aguas de tocador. El impacto del ICE en el precio final del producto es del 20%, indica León.

“El ICE vuelve costosa a la industria local”, subraya. Esto también ha afectado las exportaciones, que en el caso de fragancias bajaron prácticamente a cero, porque el producto local dejó de ser competitivo en relación al de otros mercados, donde las fragancias no están gravadas con ningún impuesto especial, explica la representante del gremio.

Como contraparte al incremento de costos para la industria, León asegura que en los dos últimos años la industria se ha visto afectada por la proliferación de negocios informales que no cumplen con la normativa legal exigida para la venta de fragancias, como la notificación sanitaria obligatoria y el etiquetado adecuado del producto.

Sin embargo, la directora ejecutiva de Procosméticos es optimista sobre el año en curso: “Esperamos incrementar la industria nacional a través de nuevas líneas de productos y que en el segundo semestre las empresas del sector estén exportando”.