placeholder
César y Giovanny Mancheno son los propietarios de El Padrino. El lugar ofrece gastronomía ambateña. Foto: Patricio Terán / LÍDERES

César y Giovanny Mancheno son los propietarios de El Padrino. El lugar ofrece gastronomía ambateña. Foto: Patricio Terán / LÍDERES

La gallina de Pinllo es el plato estrella del local

7 de noviembre de 2016 16:49

Gallinas cocinadas en horno de leña acompañadas con papa criolla en salsa de maní y caldo. Ese es el plato estrella de El Padrino.

Este establecimiento, ubicado en el norte de Quito, rescata recetas tradicionales de Ambato. Pero los platos tienen la “sazón tradicional” de la familia de César y Giovanny Mancheno, presidente y gerente del local, en su orden.

Estos hermanos también manejan la empresa Los Fierros Compañía Limitada y Bluzzi SA con su socia Irma Romero, vicepresidenta de la sociedad.

Las firmas manejan otras marcas afines al sector de comidas como El Pincho Loco, Crazy Burguer, entre otros. César Mancheno, de 42 años, detalla que cuando era niño, sus padres en su natal Ambato manejaban negocios de comida y hospedaje: “tenía unacadena de pollos asados en Guaranda y otras ciudades de la Sierra centro”.

La tradición por seguir en el negocio de las comidas no era muy atractiva para estos hermanos. Por eso ambos, al culminar el bachillerato, estudiaron Auditoría e Ingeniería en Sistemas, respectivamente, en Tungurahua.

Al finalizar los estudios universitarios, en el 2009 César Mancheno, presidente de El Padrino, se radicó en Quito. Durante meses buscaba locales de comida en la cual haya recetas tradicionales de Ambato, pero encontró muy pocos. Esto le motivó a recordar el sabor de la gallina de Pinllo y a pensar en ponerse un restaurante que ofrezca gastronomía local.

En noviembre del 2010, Giova-nny Mancheno, gerente del establecimiento, detalla que inauguraron el local con el nombre de la Gallina Criolla de Pinllo. El valor agregado del local es la gastronomía ambateña y ecuatoriana al estilo gourmet. Además, todo es cocinado en horno de leña.

Durante tres años el local se mantuvo con este nombre, pero en el 2013 cambiaron de nombre a El Padrino.

Entre los principales platos preparados que ofrece el restaurante, además de la gallina de Pinllo, están la fritada, el locro, los llapingachos, el mote con chicharrón, el seco de chivo ambateño, etc.

Javier Durán, subchef de El Padrino, explica que la gallina se prepara con aliños en base a cebolla perla y blanca; se le agrega cerveza y naranjilla para fermentar. Y también se le añaden otras especies para darle el toque especial.

Desde que El Padrino abrió sus puertas, la mayoría de clientes prefiere consumir el plato estrella. Por ejemplo, Esperanza Velasco, oriunda del valle de Los Chillos conoce del establecimiento hace dos años. Indica que el sabor de la gallina de Pinllo es único: “es muy especial”. Por lo que acude dos veces al año el establecimiento.

Paulina Peñaherrera, de 50 años, también frecuenta este negocio para saborear el plato estrella. Esta mujer afirma que las porciones son contundentes -pese a ser gourmet- por lo que siempre viene con su familia.

Para el próximo año, El Padrino quiere consolidar las negociaciones para abrir franquicias en España y EE.UU. Sus dueños piensan invertir USD 200 000 para abrir dos locales más: uno en el norte de Quito y otro en el valle de Los Chillos.