placeholder
Egnos Gonzales es el mentor de la granola Fibra Wen, que ahora se distribuye a seis provincias del Ecuador. Foto: Juan Carlos Pérez  / LIDERES.

Egnos Gonzales es el mentor de la granola Fibra Wen, que ahora se distribuye a seis provincias del Ecuador. Foto: Juan Carlos Pérez / LIDERES.

Con granola levantó su negocio

22 de March de 2015 14:44

Las personas a las que Egnos Gonzales les ofrecía su granola creían que se trataba de comida para perros. “Usted me está dando gato por liebre”, era la frase que los vecinos repetían en las casas que Gonzales visitaba en sus inicios como comerciante y productor de este cereal, en Santo Domingo.

En el año 2005, la granola no era muy conocida en el país y por eso este emprendedor tenía tropiezos para despuntar en esta línea. Pero Gonzales confiaba en que la gente introduciría en su dieta diaria este alimento preparado con avena, panela, azúcar, aceite de palma, coco rallado, pasas y ajonjolí.

Dos años después (en el 2007) desde las casas, tiendas y abarrotes lo llamaban para que les proveyera la granola, debido a que la gente empezó a aceptarla. Entonces este emprendedor había adquirido su primer horno manual en el que producía, cada día, 60 fundas de granola, empleando 25 kilos de avena. Con el tiempo requirió la ayuda de un empleado, quien se ocupaba de preparar los ingredientes mientras que Gonzales iba de casa en casa ofertando la producción. Las ganancias llegaban en esos días a USD 40 diarios, en promedio.

El microempresario conserva el bolso de cuero en el que llevaba sus primeras fundas de granola. Estas eran producidas en un pequeño espacio de 3 metros cuadrados que tenía en la parte posterior de su vivienda, en Santo Domingo de los Tsáchilas.

El accesorio es una reliquia que le recuerda la época cuando en cuatro casas o negocios rechazaban su producción bajo la idea de que era alimento para perros. Cuando Gonzales escuchaba ese argumento sonreía, se llenaba de paciencia y sacaba a flote sus conocimientos como experto en nutrición y vendedor de productos naturales.

Ese oficio del pasado le sirvió para convencer a su clientela de que la granola es un alimento rico en nutrientes, calorías, carbohidratos, fibra dietética y proteínas. Fue así como las personas comprendieron y le dieron espacio a su granola, que al poco tiempo la patentó bajo el nombre de Fibra Wen. Desde hace tres años el cereal se encuentra en cadenas de supermercados como Mi Comisariato y también es parte del ‘stock’ del Instituto de Provisión de Alimentos del Gobierno.

Egnos Gonzales es el mentor de la granola Fibra Wen, que ahora se distribuye a seis provincias del Ecuador. Foto: Juan Carlos Pérez  / LIDERES.

Hay distribuidoras de alimentos que también la llevan a El Carmen, Chone, Quevedo, Esmeraldas, Quinindé, Lago Agrio, Tena, Puyo y Quito. La producción mensual es de 20 000 fundas en presentaciones de 340 y 250 gramos. El precio de cada unidad para los distribuidores es de USD 1,30 y al público, USD 1,75.

La producción de Fibra Wen genera ventas de USD 20 000 al mes. En la planta de alimentos, de 250 metros cuadrados de construcción, trabajan cinco empleados. Allí, además, hay dos hornos industriales, una selladora de los empaques, una mezcladora de ingredientes y bodegas.

La implementación de estas herramientas se hizo necesaria desde hace seis años, cuando las grandes firmas comerciales hicieron pedidos. Gonzales invirtió USD 60 000 para dotarse con equipos e infraestructura. Esto fue el resultado de un crédito ante la banca, que aún está pagando.

Los estándares de calidad e higiene exigidos por la Dirección Nacional de Vigilancia Sanitaria y Control Sanitario lo llevaron a mejorar. Marina Córdova distribuye desde hace tres años la granola Fibra Wen en Esmeraldas y El Carmen. Ella dice que la satisfacción de los clientes se refleja en sus comentarios, pues le indican que es más crocante y de mejor sabor. Para esta empresaria, la aceptación del producto es el resultado de la estrategia de mercado de su mentor. A él lo conoció cuando tocaba las puertas de las casas donde las ofrecía.

Insignia

‘Tuve una oportunidad de crecimiento’

Omar Montañez. Empleado

Omar Montañez. Empleado. Foto: Juan Carlos Pérez/ LÍDERES.

Hace tres años, cuando un amigo me comentó sobre la idea de salir de Colombia y venir a Ecuador para laborar en Fibra Wen no lo pensé dos veces. Aquí tengo muchas oportunidades de crecimiento. Empecé como preparador de los alimentos y ahora tengo otras funciones: organizo, dirijo, controlo... Con mi jefe, que conoce sobre nutrición, aprendí a preparar los productos bajo una dosis equilibrada, mucho más ‘light’. Egnos nos incentiva a cuidar la salud de los demás, nos habla de sus valores y principios como, por ejemplo, llevar una alimentación nutritiva. Mi jefe también habla del tema con sus clientes y en eso nosotros somos un pilar fundamental. Lo que se prepara aquí se hace con conocimientos técnicos-, no se improvisa. Por eso es un producto muy solicitado.