La comunicación es una de las herramientas más eficaces que permiten un manejo eficiente del personal. Ilustración: Ingimage

La comunicación es una de las herramientas más eficaces que permiten un manejo eficiente del personal. Ilustración: Ingimage

Sofía Ramírez. (I) 
[email protected]
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 4
No 0

La mejor arma contra la crisis es comunicar

21/12/2015

Cuando el entorno corporativo se ve amenazado por una crisis, los colaboradores suelen ser los primeros en ponerse nerviosos e intranquilos. Por su mente circulan varias inquietudes relacionadas con despidos o cambios en sus funciones.

La posta en estas situaciones problemáticas generalmente las toman las áreas financieras, porque lo esencial es proteger las inversiones, el capital del negocio.
Pero el manejo de una crisis empresarial no solo debe enfocarse en las estrategias y planes de acción desde una sola dirección; tiene que ser compartida con otras áreas que en conjunto resolverán la parte corporativa y llevarán al personal hacia una estabilidad emocional y confianza, que a su vez, fortalezca las ganas de ponerse la camiseta.

Uno de los principales errores que las corporaciones realizan cuando se presentan problemas empresariales es que todas las decisiones e información se manejan solo entre las altas direcciones gerenciales. Aquí, la comunicación es una de las herramientas más eficaces que permiten un manejo eficiente del personal.

Cristina Simon, profesora de IE Business School, afirma que en estas situaciones la información que circula entre los empleados es rumorología. Y, además, la dirección es reacia a tener al día de la situación a los trabajadores, que se sienten desvalidos, desorientados y muchas veces traicionados también.

Por eso, es determinante involucrar al personal en estas decisiones de crisis, aunque sea para compartir la incertidumbre, dice. Para esto, recursos humanos y la alta dirección debieran trabajar ‘codo con codo’, en desarrollar una estrategia de cercanía con los empleados. De lo contrario, ignorarlos es dar la sensación de que su aporte no es esencial en los momentos difíciles.

Para Adriana Moncayo, gerenta de consultoría Impakto, lo esencial en estas situaciones es estar lo más cercano posible a los colaboradores: escuchar sus necesidades, estar atentos a las preocupaciones personales o laborales que surgen. Además, brindar información clara, real, y compartir datos sobre la situación ayuda a que los trabajadores se sientan apoyados por la empresa, pese al entorno que estén viviendo.

Una de las principales gestiones que se manejan en estos casos es la identificación de líderes formales o informales de cada área, con el fin de que estos motiven a la gente a mantener los niveles de productividad y compromiso frente a las adversidades.

Para esto, las compañías especializadas mantienen programas y talleres para tiempos de crisis que consisten en outplacement para los colaboradores que serán despedidos, coaching ejecutivo para el desarrollo de habilidades individuales o capacitación en temas de emprendimiento para quienes estén saliendo de la compañía.

Además se implementan estrategias de sensibilización para generar conciencia de ahorro en la organización, y se enseña a direccionar el aporte de cada uno de los trabajadores en las nuevas decisiones. “El valor agregado es capacitar a los empleados en el manejo de finanzas personales en tiempos de crisis, dice Moncayo.

Con estas directrices se desarrollan competencias como trabajo en equipo, adaptabilidad, tolerancia a la frustración entre otras acciones de personal.

Xavier Verdesoto, presidente ejecutivo de Nexos Talent FH Ecuador, afirma que lo trascendental es identificar los cambios que puedan darse dentro de la organización. Una vez reconocidas esas modificaciones hay que transformarlas en oportunidades para el negocio y para el personal, prevaleciendo la adaptabilidad a esos escenarios.

Por eso, el especialista recomienda realizar intervenciones en las empresas, que constan de diagnóstico, diseño de nuevos planes y evaluación. Esto ayuda a monitorear la percepción de los colaboradores de una empresa en tiempos de crisis.

Para la firma Actuaria Consultores, lo medular en estas situaciones siempre será la transparencia. “Explicar a los trabajadores las condiciones de separación de sus compañeros, y el estar alineados a la normativa legal vigente es una de las mejores alternativas para controlar a la nómina”, menciona Rodrigo Ibarra Jarrín, presidente ejecutivo de esta firma.

Esta empresa, especializada en gestión de Recursos Humanos, recomienda que las decisiones en tiempos de crisis sean compartidas en equipo, entre la gerencia general -porque es la base de una organización-, el área financiera, -porque allí se maneja con claridad la liquidez de una empresa.

Además, el área comercial -porque desde aquí se evalúa la situación del mercado y la implementación de estrategias-, y el departamento de talento humano -porque a través de planes de acción asesoran al personal con la consigna de minimizar los impactos negativos en la gente.