placeholder
Álvaro Maldonado, Camilo Pinzón y Pablo Zambrano en el foro ¿Cómo Quito puede ser el motor para que Ecuador cambie al mundo?. Foto: Armando Prado / LÍDERES

Álvaro Maldonado, Camilo Pinzón y Pablo Zambrano en el foro ¿Cómo Quito puede ser el motor para que Ecuador cambie al mundo?. Foto: Armando Prado / LÍDERES

Quito tiene el reto de aportar al cambio global

18 de septiembre de 2017 15:24

La semana pasada se cerraron las inscripciones de la campaña Ecuador cambia al mundo. El 15 de septiembre se venció el plazo para que los emprendedores propongan ideas locales para solucionar problemas globales y participen en esta iniciativa que la promueven la Alianza para el Emprendimiento y la Innovación (AEI), con el apoyo de CAF Banco de Desarrollo de América Latina y el Semanario LÍDERES.

Hasta el cierre de esta edición la AEI registraba más de 110 inscritos. La cifra definitiva de las ideas participantes en la campaña se conocerá esta semana.

Además, la semana pasada se cumplió en las instalaciones de Grupo EL COMERCIO el cuarto foro de la campaña. El encuentro se desarrolló bajo el tema ¿Cómo Quito puede ser el motor para que Ecuador cambie al mundo? Contó con la participación de Álvaro Maldonado, secretario de Desarrollo Productivo del Municipio de Quito; Camilo Pinzón, presidente de la Corporación para el Emprendimiento y la Innovación; y Pablo Zambrano, vicepresidente de la Cámara de Industrias y Producción.

Ellos hablaron, entre otros temas, sobre las fortalezas que tiene la capital del Ecuador en temas productivos y de emprendimiento.

Para Maldonado, Quito se está convirtiendo en un caso de estudio en positivo a escala nacional y regional. El vocero del Municipio aseguró que la capital es una ciudad dinámica, con un aeropuerto nuevo y un Metro subterráneo en construcción.

Al pensar en las fortalezas de la ciudad, Maldonado consideró importante analizar que la oferta exportable de Quito es distinta a la oferta exportable del país. “Ecuador exporta materias primas, pero Quito exporta valor agregado”.

Como ejemplos mencionó las flores producidas en fincas que son “casi laboratorios”. También, mencionó el software, la línea blanca y los vehículos. “Uno ve que hay alto valor agregado que se va a la región andina y a Centroamérica. Quito se volvió una ciudad industrial y tecnológica”.

Todo esto permite pensar que la capital aportará a la campaña Ecuador cambia al mundo.
Otro dato que se compartió en el foro fue respecto al peso de las universidades asentadas en Quito. Según Maldonado, el 31% de los establecimientos de educación superior está en la capital.

Camilo Pinzón, como titular de la Corporación para el Emprendimiento y la Innovación, comentó que la universidad ecuatoriana cumple con generar conocimiento y sus laboratorios de investigación, que sirven para conectarse con el sector empresarial. Pero advirtió que aún hay un largo camino por recorrer. “No hay excusa para que la universidad ecuatoriana no promueva emprendimientos que puedan tener impacto global. La universidad debe motivar a que las personas se atrevan a plantear ideas”.

Pinzón cree posible que con un trabajo conjunto entre empresas, universidades y sector público se pueden solucionar grandes problemas. Como ejemplo mencionó a Hand Eyes, un emprendimiento tecnológico ecuatoriano pensado en las personas con discapacidad visual y reconocido a escala local e internacional.

Otra de las fortalezas de Quito, como motor de cambio, es su industria, según Pablo Zambrano, vicepresidente ejecutivo de la Cámara de Industrias y Producción. El gremio que representa, dijo Zambrano, engloba el 80% del producto interno bruto de la ciudad. “Hay que resaltar la vocación del empresario quiteño para arriesgarse e invertir en temas como el software que se exporta a la región. Eso es motivo de orgullo”.

También, resaltó los encadenamientos productivos que permiten que desde Quito se exporten productos como vehículos, flores, chocolates, entre otros bienes.