placeholder
Daniel Pucuji, parte del equipo, y Juan Sebastián Pérez, fundador del proyecto. Foto: Alfredo Lagla / LÍDERES

Daniel Pucuji, parte del equipo, y Juan Sebastián Pérez, fundador del proyecto. Foto: Alfredo Lagla / LÍDERES

El sabor nacional se convierte en una experiencia

6 de junio de 2017 19:19

Juan Sebastián Pérez quiso investigar la gastronomía ecuatoriana desde lo más profundo. Asegura que un locro de papas, por ejemplo, puede tener una evolución e historia de cientos de años.

Todo ese conocimiento de los sabores ecuatorianos quiso plasmarlo en proyecto denominado Identidad Culinaria, que nació hace dos años. Pero el proyecto tomó forma en el restaurante Quitu Identidad Culinaria, que abrió sus puertas hace un año en Las Casas, en el norte de Quito.

Este lugar busca generar experiencias a través de sus platillos. Por ejemplo, se resaltan postres como la ‘caca de perro’ en helado, los cebiches en jugos cítricos frutales o el cochinillo y maíz de Selva Alegre que mezcla mote sucio, chulpi, morocho y cebolla caramelizada.

Para iniciar, Pérez invirtió unos USD 40 000 que destinó para la compra de equipos de cocina y adecuación del local.

Pérez explica que escogió abrir su local en el sector de Las Casas porque le permitía tener una mayor rentabilidad que en otros sitios de mayor costo en la ciudad.

El chef explica que su modelo de negocio se basa en ofrecer un menú de degustación: el comensal se sienta a la mesa sin una carta y disfruta las opciones que el chef ofrece en ese día.

“Prácticamente tienes reservados todos los asientos que ofreces con esta propuesta”, asegura el emprendedor.

Otra de sus fortalezas, dice Pérez, es que los costos de su menú de degustación son accesibles: USD 40. En otros países por este tipo de experiencias se pagan costos mucho más elevados.

Esto le ha permitido tener la casa siempre llena. Pérez asegura que actualmente Quitu Identidad Culinaria cuenta con reservaciones de mesas hasta agosto de este año. Gracias a ello, el negocio tiene una facturación promedio al mes de USD 15 000.

Pero este restaurante no es solo la experiencia que ofrece a sus comensales. Los proveedores también son parte importante a la hora de preparar los platos que ofrecen. Para ello ha buscado los mejores ingredientes que den identidad a sus platos.

El proyecto Identidad Culinaria incluye otras propuestas como el desarrollo de una huerta para el cultivo de sus propios insumos. La idea es crear una terraza, como lo hacían los Quitu Cara, para cultivar diferentes productos agrícolas.

Pero en concreto, Identidad Culinaria, además de su restaurante Quitu, cuenta con dos proyectos que están en desarrollo que también buscan resaltar la comida nacional. Además, Pérez también es consultor para la apertura de otros restaurantes de colegas de la ciudad.
Por ahora, Quitu Experiencia Culinaria se está mudando a una casa patrimonial en el centro norte de Quito y reabrirá al público en las próximas semanas.

Diana Flores, diseñadora, ha asistido a Quitu Experiencia Culinaria y cuenta que “vale la pena asistir” porque el comensal encuentra una diversidad de sabores locales que rememoran alguna parte de la vida de todos los ecuatorianos.

Flores comenta que la relación precio calidad es lo que más le llama la atención del restaurante debido a la minuciosidad con la que se preparan los platillos. “Este tipo de experiencias podrían costar mucho más por todo el valor agregado y la creatividad”, añade la comensal.