Alexandra Moncada es arquitecta, por la Universidad Central del Ecuador. Especialista en género, Gestión y Políticas Públicas

Alexandra Moncada es arquitecta, por la Universidad Central del Ecuador. Especialista en género, Gestión y Políticas Públicas. Foto: Cortesía Alexandra Moncada

Patricia González
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 2
No 0

Alexandra Moncada: ‘Las mujeres en el agro nos han enseñado de resiliencia’

4 de agosto de 2020 12:32

La vinculación de Alexandra Moncada, directora ejecutiva de CARE Ecuador, con temas sociales tiene raíces familiares.

Su padre, José Moncada, quien fue rector de la Universidad Central del Ecuador y formó parte de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) de Naciones Unidas, se vinculó desde joven con los derechos laborales. Su madre, Cecilia Paredes, lo hizo en ámbitos de equidad, desde el Centro Ecuatoriano para la Promoción y Acción de la Mujer, donde trabajó.

Alexandra es la segunda de cuatro hermanas. Es arquitecta, con especialización en Género, Gestión y Políticas Públicas, en la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso). Durante 15 años ejerció su profesión, a la par que fue conectándose con temas de índole social.

Ha laborado para distintas organizaciones como la Cooperación Técnica Alemana GIZ, donde fue coordinadora de un programa de viviendas populares en Ecuador; Plan Internacional, una ONG que trabaja por los derechos de la niñez, y Catholic Relief Services (CRS), que brinda atención a migrantes y refugiados.

Desde el 2017 ocupa la Dirección Ejecutiva de CARE Ecuador, una ONG que promueve los derechos de las mujeres y niñas.

Emprendedoras


“Las mujeres han mostrado una iniciativa enorme para los emprendimientos, sobre todo en proyectos que tienen como base el núcleo familiar y la comunidad Además, hay un desarrollo permanente de ideas vinculadas a la atención de otras mujeres. Pero las afectaciones del covid-19 son enormes, las empresas han sufrido mucho y las que más están cerrando son pequeñas empresas, que en muchos casos están lideradas por mujeres. Estos emprendimientos pueden adaptarse a los cambios de hoy con el aprendizaje de herramientas digitales, por ejemplo, para la venta en línea. Las mujeres tienen un alto nivel de resiliencia; hay que apoyarlas”.

Resiliencia

“Hay dos realidades. Por un lado, mujeres muy vinculadas al mercado informal de trabajo, como son las trabajadoras domésticas, que han perdido sus fuentes de ingreso, incluso por recortes de gastos de sus empleadores, que en algunos casos han perdido su trabajo. Por otro lado, están las mujeres que son parte de redes, las productoras agrícolas; ellas nos han enseñado que pueden adaptarse, se han atrevido a colocar sus productos en redes sociales, a pesar de que no todas lograron terminar su educación básica. Una política que debería generarse es que las madres que están a cargo de sus hijos en casa y que no cuentan con un ingreso fijo tengan una renta básica, porque muchas están sufriendo inseguridad alimentaria”.

Aporte al desarrollo

“Con 60 años en el país, el trabajo de CARE se ha enfocado en comunidades que viven en la pobreza. Hay un aporte sustancial a la economía del país. Atender la violencia es también combatir la pobreza. Durante la pandemia se ha dado apoyo a distintos grupos sociales, tanto a migrantes como a personas de comunidades de acogida. Se les ha apoyado con transferencias en efectivo, asistencia psicosocial y legal, y se las ha orientado sobre cómo atender a personas con covid. En los casos de personas que perdieron su empleo sin indemnización o que fueron desalojados de lugares que arrendaban y a mujeres que son víctimas de violencia de género, se les brinda información sobre la ruta de atención y servicios de protección que existen en cada localidad. Hemos entregado jabones y escudos faciales a las productoras agrícolas para que puedan seguir trabajando. Fideicomisos y empresas privadas nos han ayudado con donaciones”.

Equidad en Ecuador

“El covid-19 ha exacerbado las diferencias. Hicimos un estudio con CARE y ONU Mujeres que decía que las mujeres dedican tres veces más tiempo a cuidados del hogar, ahora con la pandemia la diferencia es de hasta cinco veces. La violencia de género está aumentando. En todas las crisis humanitarias se ha comprobado que al aumentar este tipo de tensiones, crece la violencia. Como CARE creemos que esto debe ser una oportunidad para volver a una realidad mejor, de mayor equidad, hay que combatir la violencia.

Es la oportunidad para que los hombres empiecen a hacer cambios en su comportamiento. Con las próximas elecciones, hay que preguntarles a quienes quieran asumir funciones de gobierno qué van a hacer para combatir la inequidad, la pobreza. Hay que transformar la educación, apelando al cambio de conductas y
roles tradicionales”.