Fernando de Mateo, exembajador de México ante la Organización Mundial de Comercio. Foto: Cortesía OMC

Fernando de Mateo, exembajador de México ante la Organización Mundial de Comercio. Foto: Cortesía OMC

Evelyn Tapia
redaccion@revistalideres.ec
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

Fernando de Mateo: ‘Un nuevo TLCAN no era necesario’

4 de diciembre de 2018 09:49

Entrevista a Fernando de Mateo, el exembajador de México ante la Organización Mundial de Comercio. Él resalta que la guerra comercial está empujando a la baja las previsiones de crecimiento económico en el mundo. Añade que el comercio entre países de la región debe crecer.

El viernes pasado se firmó el nuevo Tratado de Libre Comercio entre Canadá, EE.UU. y México (T-MEC), tras una larga negociación. ¿Cómo fue para México llegar al final del proceso?

Esta historia comenzó cuando Donald Trump, en su campaña presidencial, decía que iba a denunciar el Tratado de América del Norte (TLCAN), porque aseguraba que era el peor acuerdo jamás negociado, que se había llevado muchos empleos de EE.UU. y que el déficit comercial era insufrible. Nada de eso es cierto. El problema es que la visión de Trump y de su equipo es que el déficit comercial es un indicador de qué tan bien o qué tan mal está siendo manejado un país. Empezamos con la espada de Damocles en la cabeza. En abril del 2017 recién nos pudimos sentar a negociar. Fue una negociación muy complicada.

Independientemente de las presiones del Presidente de EE.UU., ¿no era necesario modernizar el TLCAN?

No, no era necesario, porque ya teníamos el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP por sus siglas en inglés).Negociamos ese acuerdo en donde estábamos los tres países y ese era el nuevo TLCAN. En el TPP se incluían cosas de gran importancia, como economía digital, comercio electrónico, elementos sobre igualdad de género, sobre pymes y una serie de temas de telecomunicaciones básicas que no las teníamos. Pero Trump amenazó con salirse del TPP, era una situación muy complicada.

¿Qué ganó y qué perdió México al firmar este acuerdo con sus dos vecinos?

En comparación con lo que se tenía hay cosas que son mejores, como todo aquello relacionado con economía digital y telecomunicaciones. Un tema que generó debate fueron las reglas de origen automotriz. Hay dos visiones, unos dicen que será más difícil para las empresas establecidas en México exportar autos y partes a EE.UU. y que se va a distorsionar el comercio porque va a ser complicado cumplir con ciertas partes de las reglas de origen. Pero la otra visión dice que al volverse más restrictivo el origen, llegará a México una mayor cantidad de empresas que se van a integrar a las cadenas productivas para poder exportar.

¿Cuál comparte usted?

En situaciones complicadas como estas, se fortifica la planta productiva de las empresas y creo que en este caso, no solo habrá más exportaciones, sino mayor inversión en los ‘clusters’ automotrices en México.

¿Qué retos enfrenta la economía mundial en medio de una guerra comercial entre dos gigantes como EE.UU. y China?

El que Trump esté poniendo aranceles hace menos eficiente la planta productiva norteamericana. Hay una gran cantidad de eslabones, somos una fábrica que se va a volver menos productiva. Lo importante es que la Organización Mundial de Comercio (OMC) se vuelva a convertir en el centro decisorio de la liberalización económica internacional, que sus disposiciones se cumplan. China no está libre de culpa, tiene muchas cosas que violan temas de la OMC. Pero las quejas se deben resolver dentro de la OMC, sin medidas proteccionistas que traen guerras.

¿Se verán afectados los países más pequeños como Ecuador en esta guerra?

Los países más afectados en estos casos son siempre los países más pobres, porque no pueden hacer nada. Claro, van a llegar los efectos a países pequeños como Ecuador. Uno nunca sabe qué decidirá el señor Trump, pero las proyecciones de crecimiento de la economía mundial para este año ya están siendo revisadas por organismos como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional hacia la baja.

¿Preocupa que el nuevo presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, tenga una visión proteccionista?

Brasil, de por sí, es uno de los países más cerrados del mundo. La participación de las importaciones en el PIB de Brasil es de las más reducidas del mundo, han crecido con base en su mercado interno. Jair Bolsonaro tiene como su posible ministro a un librecambista; si lo mantiene y las tendencias nacionalistas en materia económica no se exacerban como lo harán en materia política, es posible que Brasil inicie una transición buscando integrarse más al mercado internacional. Pero no queda más que esperar.

¿Por qué sigue resultando atractivo y popular para los políticos apelar al discurso proteccionista?

Los que están a favor del proteccionismo dicen que fue la manera en que se industrializó Alemania y EE.UU., pero no toman en cuenta el rápido desarrollo tecnológico que está teniendo el mundo y las tendencias proteccionistas evitan que haya un intercambio en la parte tecnológica. A más inversión extranjera mayor transferencia de tecnología.

¿Cómo incrementar el comercio entre países de la región -que son economías complementarias y que compiten- para depender menos de EE.UU.?

Entre los países de América Latina y el Caribe hay un buen margen de crecimiento de los negocios. El comercio entre países de la región es del 15% de todo lo que comerciamos. Pero, por ejemplo, para que un país como México deje de depender de EE.UU. todas las importaciones de América Latina tendrían que ser procedentes de México para compensarlo, y eso no se puede. Claro que podemos tener incrementos sustanciales del comercio, pero no sustituir del todo a EE.UU. Ecuador y México producen aguacate, pero hay una oportunidad de negocio porque nosotros podemos sustituir para el consumo interno aguacate ecuatoriano y así exportar más a Europa nuestro aguacate.

Ecuador quiere entrar a la Alianza del Pacífico, pero necesita concretar un acuerdo comercial con México. ¿Cómo está su agenda en materia comercial?¿Tendrá que esperar Ecuador?

De los países de la Comunidad Andina de Naciones (CAN) falta Ecuador en la Alianza del Pacífico. Que ingrese a este bloque sería una excelente oportunidad para diversificar nuestro comercio. Sobre la agenda de México, es difícil saberlo, porque el presidente Andrés Manuel López Obrador no ha enfatizado cuáles serán las prioridades en comercio exterior. Lo único que dijo es que apoya el nuevo (T-MEC), pero habrá que esperar.

Hoja de Vida

Formación. Es licenciado en Economía por la Universidad Nacional Autónoma de México. Tiene dos maestrías en economía, una por la Universidad Johns Hopkins y por el Colegio de México.

Experiencia. Fue jefe de la Unidad de Negociaciones Comerciales de la Secretaría de Economía de México entre el 2000 y el 2004. Tuvo el cargo de embajador de México ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) hasta el 2016 y en el 2015 fue presidente del Consejo General del organismo.

Docencia. Es Coordinador del Diplomado sobre Negociaciones Comerciales Internacionales del Colegio de México.