placeholder
El desempleo juvenil aumentó considerablemente en el último año, pasando de 15,1 a 18,3%, según la Organización Internacional de Trabajo. Foto: Ingimage

El desempleo juvenil aumentó considerablemente en el último año, pasando de 15,1 a 18,3%, según la Organización Internacional de Trabajo. Foto: Ingimage

Jóvenes de la región confían en el futuro

15 de agosto de 2017 15:51

Los jóvenes de América Latina y el Caribe enfrentan en la actualidad un mercado laboral adverso con aumento del desempleo y alta informalidad; pero eso no impide que tengan confianza en el futuro del trabajo, optimismo por lo que podrían lograr en sus empleos, y expectativas por el impacto de nuevas tecnologías, destacó la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en un informe técnico difundido la semana pasada.

El informe titulado “El futuro del trabajo que queremos: la voz de los jóvenes y diferentes miradas desde América Latina y el Caribe” advierte que la generación actual de jóvenes, la que nació en la última década de fines del siglo pasado, está enfrentando cambios a una velocidad que probablemente no hayan observado otras generaciones.

Factores relevantes de cambio como la demografía, el desarrollo tecnológico, los cambios en la producción, el clima o la globalización, son determinantes para el futuro del trabajo.
El director regional de la OIT para América Latina y el Caribe, José Manuel Salazar-Xirinachs, advirtió que el presente del empleo juvenil es preocupante.

Explicó que el momento económico que vive América Latina y el Caribe, caracterizado por un crecimiento débil o mediocre con una insuficiente generación de empleo, golpea con mayor intensidad a los jóvenes.

El desempleo juvenil aumentó significativamente en el último año, al pasar de 15,1 a 18,3%.
“Además de un desempleo que triplica al de los adultos, los jóvenes deben enfrentar una tasa de informalidad más alta, estimada en 56% en promedio para la región”, agregó Salazar.

En la región hay 114 millones de jóvenes en edad de trabajar, de los cuales 54 millones participan de la fuerza laboral, según los datos demográficos más recientes.

Esto significa un “bono demográfico” de gran importancia, cuyo aprovechamiento se ve afectado por las malas condiciones laborales.

El informe de la OIT es el resultado de una encuesta en línea realizada a jóvenes entre 15 y 29 años de edad de 26 países latinoamericanos y caribeños. Las 1 544 respuestas obtenidas evidenciaron que “hay confianza en el futuro”.

No obstante, el documento advierte que no se trata de una muestra representativa de la población latinoamericana.

Otro dato resaltante del estudio es que el 69% espera poder trabajar en empresa propia. Por otro lado, la mayoría de los jóvenes encuestados considera que las nuevas tecnologías, la robotización y la automatización de los procesos tendrán efecto positivo.