placeholder
El economista Carlos Cordero guarda sus libros en su casa y en la oficina. Foto: Xavier Caivinagua para LÍDERES

El economista Carlos Cordero guarda sus libros en su casa y en la oficina. Foto: Xavier Caivinagua para LÍDERES

Las novelas históricas son sus predilectas

5 de septiembre de 2017 16:00

Su afición por los libros fue espontánea y surgió en la infancia. Para Carlos Cordero, exrector de la Universidad del Azuay, la lectura le permitió formarse académicamente y divertirse.

“Nací en una época en la que las actividades de recreación pasaban por lecturas de novelas de aventura y cuentos. Luego pasé a los textos clásicos”, recuerda Cordero. En la actualidad, le gustan dos tipos de publicaciones.

Las primeras son las relacionadas con la economía porque le sirven para preparar sus clases o realizar sus investigaciones. Las otras son las novelas, fundamentalmente, las históricas. “Poesía muy poco, no soy un aficionado”.

La lectura de novelas, dice el exgerente de la sucursal Cuenca del Banco Central del Ecuador, siempre está presente en su vida. Le gustan los textos de Mario Vargas Llosa y Gabriel García Márquez.

Ahora, recomienda las novelas históricas como las escritas por Ken Follet vinculadas con la Edad Media o sus textos relacionados con el siglo 20. También, destaca a los españoles Idelfonso Falcones y Arturo Pérez-Reverte.

En la actualidad, lee una obra de este último autor que se titula ‘Falcó’, que también es histórica porque está ambientada en las décadas de los 30 y 40, en España.

Cordero, quien tiene una experiencia académica de casi 40 años, prefiere las publicaciones en papel, pero no tiene inconveniente en las digitales. “En ocasiones, por la facilidad y disponibilidad, descargo de Internet”. Eso hizo con ‘Falcó’, que lee en digital.

Por lo general, lee una novela a la vez y muy esporádicamente dos. En cambio, los textos vinculados a la economía los revisa continuamente, y dependiendo de las necesidades profesionales o para preparar las clases.

Es muy interesado por las publicaciones de macroeconomía, política económica, matemáticas, estadística, cálculo, estudios actuariales y ensayos vinculados con su profesión. También, le interesa revisar las publicaciones sobre política, ética, sociedad y actualidad.

Ahora, Cordero realiza una investigación sobre los cambios en el régimen monetario del Ecuador y las implicaciones en la política económica a raíz de la dolarización. Para ello, la lectura “es fundamental”, asegura.

Cordero hace una precisión. Él explica que ha revisado textos de formación que no están vinculados con la preparación académica, pero que sí con ensayos sobre economía. Por ello, en la actualidad, lee el libro ‘Los alquimistas’, del autor Neil Irwin.

Según él, es un texto interesante porque trata sobre la participación de los bancos centrales de la Unión Europea, Estados Unidos y Alemania en la última crisis financiera mundial del 2006-2008.

Según Cordero, la lectura le permite desarrollar la mente y la imaginación “para adentrarse en otros mundos y realidades. Conocer otros problemas y situaciones sin necesidad de viajar o haber estado presente”. Pero, además, profundizar el conocimiento y estar actualizado para entender los nuevos procesos de la sociedad, agrega Cordero.