Muestra del proceso de producción en El Ordeño. Volverse más eficientes y llegar a nuevos mercados es parte de los objetivos de las empresas del sector alimenticio para este año. Foto: Cortesía El Ordeño

Muestra del proceso de producción en El Ordeño. Volverse más eficientes y llegar a nuevos mercados es parte de los objetivos de las empresas del sector alimenticio para este año. Foto: Cortesía El Ordeño

[email protected]
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 1
No 0

Se trabaja para exportar más

11 de enero de 2017 16:00

El sector de alimentos y bebidas tiene su mirada fija en los mercados en el exterior este año. La vigencia del acuerdo comercial con la Unión Europea marca “una oportunidad para paliar el pesimismo reinante en el mercado nacional”, según Christian Wahli, presidente Ejecutivo de la Asociación Nacional de Fabricantes de Alimentos y Bebidas (Anfab).

De acuerdo a datos de Fedexpor a octubre de 2016, las ventas ecuatorianas no petroleras al mercado europeo tuvieron un crecimiento del 3%, con productos alimenticios entre los principales contribuyentes.

Para aprovechar este punto, Wahli asegura que es importante “construir o reconstruir las cadenas de valor del sector”, ya que el mercado europeo es altamente competitivo y tiene una nueva categoría de consumidores a los que hay que atender. Por ello, uno de los factores que la Asociación considera primordial es la capacitación de sus aliados, tanto de los gerentes en temas de adaptabilidad de soluciones al entorno y visualización de desafíos, como de los mandos medios para entender las exigencias de tecnología y de los consumidores.

Con ello coincide Édison Romo, gerente de la empresa de cárnicos Macafri y vicepresidente de la Cámara de la Pequeña y Mediana Empresa de Pichincha (Capeipi). Él piensa que el acuerdo comercial abre la puerta a alrededor de 500 millones de consumidores y hay que aprovechar esa oportunidad. En el caso de los cárnicos, dice, es necesario desarrollar la producción nacional, por lo que hay que prepararse en el desarrollo de la genética ganadera y en atención al cliente.

Sin embargo, como sector alimenticio en general, Romo comenta que hay requerimientos importantes en el mercado europeo de cereales andinos como el chocho, la quinua y el amaranto por ejemplo, que con un valor agregado, ayudará a generar un mayor beneficio para las empresas nacionales y el país en general.

Juan Pablo Grijalva, gerente general de El Ordeño, comenta que se va a aprovechar las ventajas que puede traer el acuerdo con la Unión Europea. La meta es entrar a ese mercado con productos que puedan satisfacer a los ecuatorianos que viven en el exterior, así como otros consumidores. “Existe una gran oportunidad para nosotros en el mercado europeo y por otro lado, seguiremos exportando a Venezuela y esperamos este año llegar a Perú y Colombia”.

Chocolates Pacari es otra firma del sector alimentos que buscará ampliar mercados en el exterior. Santiago Peralta, gerente de la empresa, dice que si bien el año no se ve fácil se está poniendo la mayor cantidad de esfuerzos a la exportación y que una buena carta de presentación y una ventana a la apertura de nuevos mercados es el ingreso de chocolates Pacari a Emirates Airlines, la aerolínea de lujo que vuela a destinos como Tokio, Dubái, Londres, etc.

Peralta indica que la vigencia del acuerdo comercial ayuda mucho, ya que antes existía inseguridad en relación a las negociaciones con Europa. Según Peralta, ahora es momento de aprovechar la oportunidad, enfrentando las dificultades que habrá que sortear, porque firmar un convenio no implica que el país pase a ser necesariamente competitivo o el producto mejora. “Tenemos que mantener la calidad, porque eso nos hace competidores buenos”, enfatiza Peralta.

No descuidar lo nacional

Las empresas del sector buscarán mantener el mercado local, por lo que están armando algunas estrategias. En el caso de Arca Continental se está evolucionando el portafolio de todas las categorías de alimentos y bebidas para ofrecer empaques más pequeños a precios más asequibles y ajustando el contenido calórico de sus productos para que las exigencias del consumidor al respecto se conviertan en una oportunidad.

Guillermo Aponte, director general de Arca Continental Sudamérica, explica que 2017 llega con retos muy grandes. El ejecutivo dice que la industria de alimentos y bebidas vive una contracción de ingresos de hasta el 20% debido al impuesto a las gaseosas decretado por el Gobierno el año pasado; esto provocó una reducción de la demanda y un impacto muy significativo en los ingresos de 180 000 tenderos de barrio obligando a alrededor de 5 700 de ellos a cerrar.

Pese a esto, la empresa tiene previsto hacer inversiones selectivamente en modernas instalaciones y en la formación y entrenamiento continuo del contingente de profesionales que reúne en sus empresas Arca Continental, Tonicorp e Inalecsa.

Macafri también está en la línea de buscar la eficiencia en sus procesos, por lo que se abrirán nuevos puntos de venta, trabajando además en la reducción de costos, nuevas presentaciones, mentalizados en dar una mejor atención al cliente nacional.

Del lado de El Ordeño, Grijalva asegura que se enfocarán en la introducción y aplicación de tecnología, para bajar los costos de producción y mejorar la rentabilidad del ganadero e incentivar la producción. También se trabajará en capacitar a todos los niveles de la cadena láctea, del campo a la industria, además de impulsar el incremento del consumo de lácteos, de la población con la diversificación de los mismos.